Un teletrabajador realiza sus tareas laborales desde casa y se siente aislado de sus compañeros de la empresa

Consejos para no sentirse aislado cuando se trabaja desde casa

El teletrabajo está lleno de ventajas, pero también puede acarrear incidencias en algunas personas. Por diferentes factores puede tener consecuencias negativas en la salud emocional a causa de la ausencia de la dinámica de oficina, que conlleva una sensación de aislamiento.

Ocurre en profesionales que están trabajando en un entorno remoto o híbrido y extrañan el contacto directo con los compañeros. La falta de interacción social de levantarte de la silla y hablar con un compañero o hasta hacerlo sin la necesidad tenerte que poner de pie, efectuar un parón en el trabajo para hacer un café mientras conversas con alguien o intercambiar bromas.

La separación física les hace sentirse solos aunque mantengan desde su domicilio una comunicación por videoconferencia, chat o mensajería instantánea. Son situaciones que les complica la socialización y les lleva a tener una percepción de soledad por la falta de contacto y porque las reuniones son siempre virtuales.

Sentirse aislado afecta el estado de ánimo y la productividad. Las necesidades de interacción social de cada persona son diferentes y depende en parte de la personalidad de cada uno. Ante esta circunstancia no tiene que ser un problema comunicarlo a la empresa, no debe provocar ninguna vergüenza por lo que pensarán los superiores o los compañeros.

Son casos que pueden ser graves porque cuando las personas se sienten solas puede llevar a cuadros de depresión y ansiedad. Por este motivo si uno mismo detecta la situación debe informar de ello, así como los jefes ejercer un control para descubrir situaciones de este tipo que afecta a la salud mental de los empleados.

Formas de prevenir la soledad en el teletrabajo

Para prevenir y combatir la sensación de aislamiento social cuando se trabaja en casa por pasar muchas horas en el domicilio y no desplazarse a ninguna oficina, la empresa debe establecer ideas prácticas y medidas para mantener la productividad y el ánimo del trabajador, para que nadie padezca una desconexión con los compañeros.

  • Realizar reuniones periódicas: es aconsejable que las conexiones se realicen por videollamada para que todos los compañeros se vean las caras. Este aspecto proporciona la sensación de estar presente, que todos se sientan importantes, da igualdad de oportunidades y favorece la relación entre los miembros. La comunicación es visual, no sólo se trata de teclear como en un correo electrónico o un mensaje. Además te obliga a arreglarte y dar una buena imagen.
  • Actitud positiva: trata de mantener siempre una actitud positiva en la vida. En la faceta laboral no tiene que ser diferente. Considera todos los beneficios que supone trabajar en casa y de los cuales puedes disfrutar en comparación a las personas que se desplazan diariamente a su puesto de trabajo.
  • Mantenerse activo: es la forma de ser productivo y no perder el tiempo. La inactividad comporta pensamientos negativos, por lo que es recomendable siempre tener cosas que hacer. En material laboral aporta idea a los proyectos para poder desarrollarlas.
  • Concentrarse en los objetivos: reflexiona sobre las metas profesionales que tienes y como el teletrabajo te permite alcanzarlas. Valora los logros laborales que consigues. Pensarlo motiva y te ayuda a rendir más y superarte continuamente. Es la manera de ser más positivo.
  • Salir a trabajar fuera de casa: si mantenerte siempre en la vivienda se te hace pesado, tienes alternativas para trabajar en remoto. Algunos días te puedes desplazar a un coworking, biblioteca o cafetería donde puedas realizar tus tareas con todas las comodidades. Son lugares creativos para ir las veces que necesites. Es una manera de cambiar rutinas y tener interacción social. Estas opciones te permiten estar más cerca de otras personas con las que entablar conversaciones y conocerlas si vas a menudo. Hasta puedes quedar con otros compañeros que vivan en la misma ciudad.
  • Flexibilidad: Aprovecha la flexibilidad de horarios para socializar. Hacer planes después del trabajo es una excelente opción. Pasar tiempo con amigos y familia permite centrarse en otros aspectos que no son laborales.
  • Salir a caminar: ya sea a primera hora de la mañana, al final de la jornada laboral o al mediodía. Dejar el domicilio y salir a la calle o el campo permite que te toque el aire y refresca la mente. Proporciona bienestar y es positivo para la salud física y mental. Te sentirás renovado para realizar las tareas laborales.
  • Hacer ejercicio: puedes realizar actividad física en la calle, en un gimnasio o en casa. El teletrabajo puede ser sedentario y es fundamental mantener la forma, tanto para el cuerpo como para la mente. Lo puedes hacer a cualquier hora del día. Si deseas hacerlo desde el propio domicilio no necesitas demasiado espacio para realizar rutinas, con flexiones, abdominales, sentadillas y estiramientos, con la posibilidad si lo deseas de tener alguna pieza de equipamiento como mancuernas. No precisas demasiado presupuesto para hacer deporte.
  • Ir hacia el sol: si vives en un lugar con buena climatología aprovéchalo. Los meses con mejor tiempo procura que te toque el sol, porque te llena de energía. Si tienes un balcón amplio, una terraza o disfrutas de un jardín, no dudes en trabajar desde allí. Cuando estés en el interior de la vivienda trata que la home office esté situada al lado o debajo una ventana. La luz natural es la mejor opción para trabajar, levanta el estado de ánimo y previene de la fatiga visual.
  • Cuidarse: aunque estás en casa no olvides las buenas costumbres. Vístete con ropa cómoda para trabajar, mantén la higiene, come saludable y duerme las horas necesarias. Cuidar todos estos aspectos proporciona bienestar.
  • Llamar a amigos y familiares: una buena conversación por teléfono o videoconferencia con alguien de la máxima confianza siempre ayuda y es positivo. También a compañeros con los que haya una relación estrecha y que se pueden encontrar en la misma situación.
  • Disfrutar de la música: si las tareas laborales te lo permiten acompaña la jornada con música o sonidos relajantes. Son elementos que aportan concentración, motivación y creatividad. Si no te causa ninguna distracción ni te corta el flujo de trabajo también tienes la opción de ponerte un podcast, la radio o la televisión de fondo.
  • Conectar con personas con las mismas afinidades: puede ser con carácter profesional o que nada tenga que ver con el trabajo. En las redes sociales y en páginas web tienes la oportunidad de contactar con comunidades online relacionadas con los temas que te interesan, con tus mismas ideas, inquietudes, gustos o hobbies.

Deja un comentario