Monitor de ordenador, teclado, ratón y altavoces de una home office

Cómo hacer un ordenador más rápido

Recuperar la velocidad de un ordenador lento es un objetivo primordial cuando el rendimiento del dispositivo informático se reduce de manera significativa. Cuando ocurre es preciso diagnosticar el software y hardware para encontrar una solución. Mantener el equipo en buen estado es un procedimiento básico.

Todo el mundo se ha encontrado en alguna ocasión sufriendo con el ordenador con largos tiempos de carga y una falta de capacidad para dar respuesta a las acciones. Son procesos que consumen recursos y hacen que tarden una eternidad a abrirse los programas y aplicaciones. Esta situación hace que te desesperes por la pérdida de tiempo que supone.

Ante esta circunstancia es imprescindible hacer un análisis para saber los motivos por los que un ordenador va lento y que hacer para materializar soluciones para aumentar el rendimiento y que la velocidad sea la adecuada.

Razones por las que un ordenador va lento

Los motivos por los que la informática presenta fallos son de diverso origen. Afecta al software y el hardware, provocando que el funcionamiento no sea el esperado. Cuando se presentan fallos en el rendimiento hacer el ordenador más rápido es una meta para que no influya negativamente en la productividad.

Las principales causas por las que un ordenador va lento son:

  • Poco espacio en el disco duro
  • Memoria RAM agotada
  • Disco duro fragmentado
  • Acumulación de software
  • Demasiados archivos en el escritorio
  • Presencia de virus o malware
  • Equipo desactualizado
  • Sobrecalentamiento
  • Hardware antiguo

Qué hacer para que el ordenador vaya más rápido

La tecnología tiene sus incidencias. Para saber cómo arreglar un ordenador lento es preciso realizar un análisis para encontrar remedios. A nivel de software y hardware tienes soluciones para mejorar la velocidad y acelerar procesos.

Reinicia el ordenador

Siempre es la primera medida a tomar cuando algo no funciona bien en la computadora. Reinicia el equipo antes de dar cualquier otro paso. El sistema operativo proporciona un espacio en la memoria RAM para los programas mientras se ejecutan, por lo que es una causa de ralentización del dispositivo a medida que se va llenando la RAM.

Poner el dispositivo de nuevo en marcha hace que los programas que se ejecutan en segundo plano se cierren y se actualicen, así como el sistema operativo, corrigiendo errores que se estén produciendo, como pérdidas de memoria que provocan que se consuman más recursos de los que deberían.

Elimina elementos del escritorio

Tener el escritorio de la pantalla demasiado cargado ralentiza el inicio del ordenador cuando se enciende. El exceso de carpetas, accesos directos, fotos y videos visibles supone que tarde más al iniciar para cargar el escritorio. Reduce el número de elementos que aparecen. Además de eliminarlos o reubicarlos, una opción es crear una carpeta y colocarlos todos en ella.

Limpia el disco duro

Tener el disco duro demasiado lleno hace que el sistema operativo no tenga suficiente espacio libre para funcionar correctamente. Realiza regularmente una limpieza para no tener problemas de capacidad. Elimina archivos que no necesites y que como mínimo haya 500 MB de capacidad.

Con el tiempo se almacenan una gran cantidad de archivos y repercute en el disco duro para dejarlo al borde de su capacidad. Es conveniente tener espacio a través de borrar archivos o traspasar todos los datos a la nube, discos duros externos o unidades USB.

Desinstala programas que no usas, que tenías olvidados, y no tienes la intención de volverlos a utilizar. El software gasta una gran cantidad de recursos y ocupa espacio. Además borra archivos pesados como fotografías y vídeos. Limpia la carpeta de descargas, elimina archivos temporales, borra la caché y las cookies del navegador web, por qué son datos almacenados en el ordenador y se acumulan. No te olives también de vaciar la papelera de reciclaje.

Para liberar espacio si tenes Windows escribe en la barra de búsqueda del sistema cleanmgr. Te aparece la aplicación de Liberador de espacio de disco, donde se muestran los archivos que se pueden eliminar y la cantidad que liberas con cada uno de ellos. Elije los que quieras y pulsa en el botón Aceptar que está en la parte derecha inferior.

Desfragmenta el disco duro

Los archivos en un disco duro no se almacenan en un espacio completo, sino que lo hacen en pequeños fragmentos. El sistema operativo sabe dónde están y gestiona el acceso a ellos. Cuando hay una gran cantidad de datos, se borran, se añaden nuevos y se producen cambios de ubicación, el sistema necesita más tiempo para encontrarlos y ejecutarlos.

La desfragmentación del disco duro soluciona este problema porque reorganiza los archivos y los ordena para facilitar el acceso y que sea más rápido.

Si tienes Windows ve a Panel de Control y selecciona Sistema y seguridad. A continuación pulsa en Herramientas administrativas y en el siguiente listado en Desfragmentar y optimizar unidades. Clica el disco que quieres desfragmentar, que comúnmente será el C:. Pulsa en Analizar y cuando conozcas el estado del disco haz clic en Optimizar para ejecutar el proceso.

Deshabilita programas

Una de las circunstancias que provoca lentitud es que se ejecuten varios programas en el mismo momento, ya que consume potencia de procesamiento. Aunque no los necesites se inician automáticamente cuando pones en marcha el ordenador. Son softwares que se ejecutan en segundo plano y consumen recursos mientras que la sesión permanece abierta.

Para deshabilitarlos pulsa Ctrl+Alt+Supr y selecciona Administrador de tareas. Puedes ver los programas que están en funcionamiento y la cantidad de recursos que consumen. Cierra todos los que no necesites. Selecciónalos y clica en el botón de Finalizar tarea.

Deshabilita programas de inicio

Cuando tarda a arrancar la computadora es porque hay demasiados programas ejecutándose al inicio. Para solucionarlo pulsa Ctrl+Alt+Supr, selecciona Administrador de tareas y en el menú de arriba ve a la pestaña de Inicio. Verás los programas habilitados cuando arranca el equipo y el Impacto de inicio que poseen de la actividad del disco y la CPU. Elige los que no quieres que se ejecuten en el comienzo y pulsa el botón de Deshabilitar que está en la parte inferior derecha.

Asegúrate que no se produce un sobrecalentamiento

Uno de los problemas a evitar es que no se produzca un sobrecalentamiento. El exceso de calor hace que el rendimiento del equipo sea menor, porque reduce la velocidad del procesador para ayudar a compensar los problemas derivados por el aumento de calor.

Para solventar la incidencia comprueba que no haya polvo u otro tipo de suciedad en las rejillas de ventilación, que impide que salga el aire caliente del interior del equipo y afecte al rendimiento de los componentes.

Si decides abrirlo mira que el funcionamiento de los ventiladores sea correcto y ve con especial atención para no dañar ninguna pieza del interior. Es importante hacer mantenimiento al ordenador para mantenerlo siempre limpio.

Escanea para buscar virus y malware

Utiliza un antivirus para proteger el equipo y no se instalen virus y malware que pueden causar daños irreparables. Es un programa que siempre debe estar actualizado para proteger de software malicioso.

Analiza todos los archivos y borra si hay alguno peligroso. Los hay que consumen rendimiento del ordenador, además de suponer otros problemas más graves.

Par evitar incidencias toma medidas de seguridad como no visitar páginas web poco fiables, no descargar archivos que no sean de webs oficiales o de correos electrónicos legítimos, ni tampoco clicar en enlaces de origen desconocido.

Navegador web actualizado

Tener el navegador web actualizado proporciona una mayor seguridad en internet y moverte por la red con garantías de privacidad y velocidad. Habilita si existe la opción que se haga de manera automática, así no tienes que estar pendiente de que se presente una nueva actualización.

En referencia a la navegación procura no utilizar demasiadas extensiones, porque la ralentiza. Utiliza únicamente las necesarias. Activa y desactiva las que solo uses de vez en cuando.

Instala actualizaciones del sistema

Las actualizaciones permiten tener el sistema operativo al día y mejorar el rendimiento, además solucionan fallos de seguridad. También es necesario actualizar los programas que tengas instalados. Tener la última versión aporta nuevas funciones y proporciona mejoras en el rendimiento.

Reinstala el sistema operativo

La manera que quede todo limpio es reinstalar el sistema operativo. Antes de hacerlo realiza una copia de seguridad porque se borrarán los datos del disco duro y el software previamente instalado. Las configuraciones tendrás que volver a ponerlas como quieras porque todos los valores serán los predeterminados.

Cambia el disco duro

Pasar de un disco duro tradicional (HDD) a una unidad de estado sólido (SSD) significa un cambio evidente en el rendimiento de la máquina. En el primer caso un plato giratorio permite que se lean los datos y cuando arranca necesita tiempo para llegar a la velocidad adecuada. Con los SSD este problema no ocurre, se leen al instante y los datos se obtienen de forma más rápida.

La instalación en un ordenador de sobremesa es fácil siguiendo las instrucciones del fabricante. En un portátil presenta mayor dificultad o simplemente no se puede hacer, aunque la mayoría de los nuevos modelos ya cuentan con uno de estas características.

Cambia la memoria

Una actualización de la memoria RAM es una solución excelente para aumentar la velocidad del ordenador, porque cuantos más recursos concentras se aceleran las acciones a completar.

Se trata de comprar una nueva memoria, retirar la carcasa del ordenador, quitar la antigua y colocar la recién adquirida, que aportará un rendimiento del sistema superior para trabajar con programas y aplicaciones. El proceso no es complicado de llevar a cabo y simplemente debes seguir el manual del fabricante.

Problemas de hardware

Si lo has probado todo un motivo posible es que el hardware esté dañado o sea defectuoso. En estos casos deben cambiarse los componentes afectados. También existe la posibilidad que el ordenador sume años y se haya quedado obsoleto. Los antiguos tienen problemas para ejecutar software moderno, porque tienen otras exigencias para el hardware que antes no era necesario. Si tiene ya bastantes años la solución es comprar un ordenador nuevo.

Deja un comentario