Home office con escritorio, silla de oficina ergonómica, ordenador y teléfono móvil

Cómo elegir los muebles para hacer una oficina en casa

El momento en el que tomas la decisión de hacerte una oficina en casa por tus necesidades profesionales debes tener en cuenta una serie de aspectos, como la elección de los muebles. Antes de comprar cualquier cosa ten las ideas claras, para que los necesitas y cómo vas a usarlo.

El estilo del mobiliario muestra tu forma de ser, pero también estás supeditado a otro condicionantes cómo son el presupuesto, espacio, dimensiones o funcionalidad. La comodidad es absolutamente esencial para trabajar desde casa, manteniendo una buena salud corporal y la productividad.

En la elección se deben tener en cuenta las dimensiones de la habitación y el lugar donde tengan que ir los muebles. Estos tienen unas características determinadas para que se amolden a tus necesidades, que sean de calidad, prácticos y funcionales, que se ajusten a lo que necesitas o te acabarás arrepintiendo si solo miras el diseño y el color.

La ergonomía es un valor vital en el momento de la elección. Permite desarrollar una buena posición corporal mientras trabajas y así evitar dolor, contracturas y lesiones a causa de una mala postura. Como consecuencia tiene un impacto directo en el rendimiento.

El presupuesto de construir una home office es importante. Por eso razona que muebles necesitas y cómo vas a montar el setup para trabajar. También piensa si en el futuro vas a necesitar más espacio y la distribución de las habitaciones.

Puedes comprar los muebles en una tienda física con la posibilidad de probarlos y comprobar si cumplen con las exigencias que necesitas, o bien realizar la compra online sin necesidad de desplazarte. Si necesitas una cosa muy específica puedes optar por la personalización y que te los hagan a medida.

Preguntas a responder antes de comprar muebles

Para tener un espacio de trabajo adecuado en el hogar, primero tienes que valorar una serie de cuestiones para acertar en el mobiliario que necesitas. Son preguntas clave que debes hacerte para escoger los muebles de la oficina en casa. Su respuesta marcará lo que requieres.

¿Cuáles son las dimensiones de la habitación?

Primero tienes que saber con qué espacio cuentas. Donde colocarás la home office y que dimensiones tiene. Las características de la casa delimitan el sitio para poner el lugar de trabajo, ya que puedes ocupar una habitación entera o bien solo un rincón.

Haz una lista de lo que necesitas, toma medidas del espacio para saber que puedes poner y que tienes que descartar. Haz bien la medición para no tener sorpresas, como que un mueble no quepa, o que simplemente no pase por la puerta o que no encaja en el lugar que querías. Valora también la zona que necesitas para colocar la silla y moverte con comodidad.

Si las dimensiones son especiales para encontrar muebles que se ajusten o bien quieres una cosa concreta y no encuentras nada parecido, tienes la opción de comprarlos a medida.

¿Qué tipo de escritorio necesito?

Valora como te sientes más cómodo trabajando y el espacio que posees. Tienes la opción de usar un escritorio para estar sentado o bien la posibilidad de trabajar de pie. Hay personas que se sienten más confortables en una silla durante toda la jornada.

Otras, en cambio, prefieren estar levantados para mantenerse activos y alejarse del sedentarismo. Encuentra la que se amolde a tu altura, o escoge una que sea ajustable para sentirte más confortable y no tensionar ninguna parte del cuerpo.

También existen las mesas que pueden combinar las dos opciones, con un mecanismo que llega a una altura mínima para poderte sentar y levantar la superficie cuando te quieras mantener de pie.

¿Qué modelo de silla de oficina necesito?

La ergonomía tiene un gran valor en la elección de la silla de oficina. Es un mueble muy importante para trabajar desde casa donde te sientas durante muchas horas cada día y debes mantener una postura corporal correcta, para evitar que se produzcan lesiones, dolores o contracturas.

Escoge una silla ergonómica cómoda que tenga ajustes para que se amolde a tus características físicas, con una altura y peso adecuadas para ti. Cuando estás sentado debes poder estar a una altura conveniente en relación a la mesa.

Otros componentes y características de la silla ya dependen de tus gustos, como el diseño o los materiales con los que están hechas.

¿Qué tipo de trabajo realizo?

La elección del mobiliario tiene que ir directamente relacionada con el tipo de trabajo que desempeñas. Valora si únicamente necesitas tener encima de la mesa un monitor; o en cambio más de uno, además del teclado, ratón, documentación y material para realizar apuntes a mano. O quizás necesitas otros accesorios.

Además ten en cuenta si utilizas impresora, escáner, archivadores o si te levantas de forma continuada.

¿Cuántas personas utilizarán el espacio de trabajo?

El teletrabajo está extendido y puede ser que más de una persona de las que conviven en el domicilio se encuentre en esta situación. Por eso es importante tener claro, por ejemplo, en el caso que una pareja trabaje desde casa, si vais a utilizar el mismo espacio para realizar sus tareas laborales, o bien será en lugares diferentes. También si la jornada laboral de ambos se solapa o es en horas diferentes.

Estas circunstancias marcarán como debe ser la home office y el espacio que se necesita en el caso que de tener que utilizar el escritorio simultáneamente, porque deberá tener unas medidas superiores para estar cómodos los dos, o que se convierta en extensible si la zona tiene unas dimensiones reducidas.

¿Qué iluminación usar?

Uno de los elementos más importantes de un espacio de trabajo es la iluminación. Un lugar con la luz correcta permite ser productivo y es saludable, mientras que si es escasa o está mal direccionada el rendimiento se ve afectado y aparecen problemas como fatiga visual o dolor de cabeza.

La luz natural es la que posee las mejores características. Comprueba la cantidad que entra, así como la que vas a necesitar artificial, tanto para el día si es necesario como para cuando anochezca. Es recomendable que el haz provenga de arriba. Comprueba las fuentes que vas a necesitar. Lo más adecuado es utilizar iluminación LED por sus cualidades y bajo consumo energético.

Puedes usar lámparas de techo, de pared, de pie o sobre la mesa. Fíjate en que no se produzcan ni reflejos en el monitor del ordenador, ni brillos incómodos ni sombras.

¿Cuánto almacenamiento necesito?

Depende del tipo de trabajo y las tareas que se realizan. Valora cuanto espacio de almacenamiento necesitas para tener a mano todo lo que precisas, así no perderás tiempo para ir a buscarlo a otro lugar del hogar.

Debes tener las cosas a mano para poder ser más eficiente. Mira en qué lugar te es más cómodo guardar tus pertenencias sin que molestes y las tengas cerca. Evalúa que es lo que necesitas y si tienes sitio para ello, como librerías, estanterías, archivadores y mesas auxiliares. Si el espacio es muy limitado piensa en almacenamiento vertical.

¿De qué color son las paredes?

Los muebles los puedes poner a juego con el color de las paredes, el techo y el suelo. En las tonalidades no solo se encuentran aspectos de gusto, sino otros como la claridad que ofrecen y hasta facetas como el estado de ánimo y la productividad. Los colores claros son más convenientes.

¿Qué presupuesto tengo para comprar los muebles?

Este es un detalle importante. Tanto lo que uno quiere gastar, como el dinero que posees para este fin. En el mercado existen modelos para todos los bolsillos de mobiliario de oficina, situación que permite ajustar el gasto.

También existe la posibilidad de comprar los muebles en diferentes periodos, para no hacer el desembolso todo en una misma tacada. El presupuesto marcará la calidad de los productos y la cantidad de accesorios. Pon atención y no quieras ahorrar demasiado, porque necesitas una serie de elementos para poder trabajar en casa de la manera adecuada, sin que tu cuerpo y mente se resientan.

¿Qué estilo de muebles elijo?

El que más te guste, pero sobre todo, que sean funcionales, que se ajusten a aquello que necesitas para trabajar. Porque debes estar cómodo ya que vas a pasar muchas horas sentado en este espacio.

Pueden ser más tradicionales o modernos. Que sean de un estilo que se amolden a tus preferencias y presupuesto, además de tener todas las características necesarias para sentirte confortable y te estimule.

¿Los muebles deben combinar?

Es una elección que va a gusto de cada uno. Es importante crear una atmósfera con la que te sientas cómodo, para trabajar más empeño. Que los muebles de la oficina en casa combinen entre ellos, o con los del resto del domicilio, es tu elección. Es preferible que así sea, pero aquí entran factores como el presupuesto o las limitaciones del espacio. No es un factor determinante que sigan el mismo estilo, que los acabados sean similares o las texturas idénticas. Lo importante es que sea acogedor porque te tienes que pasar buena parte de la jornada.

¿Cuánto me durarán los muebles?

Son demasiadas las variables que entran en juego como para dar fechas exactas. Pueden durar desde 5 años a décadas, en un estado impecable. La vida útil depende de la calidad de los materiales y del uso –o mal uso– que se realiza.

Para conservarlos la mejor prevención es tratarlos bien para que no aparezcan signos de deterioro. Otro apartado diferente es si te cansas de ver esos muebles allí, porque en muchas ocasiones se compran con un estilo determinado siguiendo la moda del momento y en unos años ese modelo deja de ser trending y ya no te gusta como antes.

Por este motivo si no quieres hacer cambios de mobiliario cada cierto tiempo lo aconsejable es dejar las modas en el momento de hacer las compras para la home office. De esta manera los muebles los seguirás apreciando con el paso de los años.

Deja un comentario