Una mujer escribe en un ordenador portátil con las manos frías y al lado tiene una taza de te

Soluciones para no tener las manos frías cuando usas el ordenador

Para obtener el mayor rendimiento una persona debe trabajar en las mejores condiciones. Una de las situaciones más típicas que se producen cuando se utiliza un ordenador es que las manos y dedos se enfrían. Es una situación desagradable pero que tiene remedio.

Es una sensación molesta que afecta al rendimiento, porque no te permite escribir correctamente, te equivocas más por la incomodidad existente y estás más pendiente de frotarte o soplarte las manos que del trabajo. Son gestos característicos de estas situaciones.

Todo el mundo conoce el efecto de tener las manos y los dedos fríos como el hielo, que puede provocar dolor y también hormigueo en la punta de los dedos.

Con el uso del teclado y el mouse ocurre, y en este segundo caso lo habitual es solo tener fría la mano con la que se usa el ratón.

Cómo mantener las manos calientes cuando estás en el ordenador

Para mantener una temperatura adecuada y combatir el frío puedes hacer algo más allá que frotarte las manos o ponerlas en algún punto del propio cuerpo, como bajo los muslos o entre ellos.

Vestir con ropa adecuada

Es obvio, pero no todo el mundo lo cumple. En cada época debes vestir con la ropa apropiada. En los meses de más frío ponte artículos de abrigo que te proporcionen calor, pero que no sean muy voluminosos para que estés cómodo para trabajar desde casa. Si tu cuerpo no pasa frío el calor corporal se repartirá mejor por el cuerpo y llega en mayor proporción a las manos.

Subir la temperatura

Si la casa o la habitación en la que te encuentras están frías es normal que las manos, además de otras zonas del cuerpo, también lo estén. Para solucionarlo aumenta la temperatura del termostato. Sube la temperatura de la calefacción o ten cerca una fuente de calor como una estufa o un calefactor. Es la solución más simple.

Cuando la sensación se produce por causa del aire acondicionado, apágalo o regula la temperatura. También puedes redireccionarlo y que no te toque directamente. Si es por la corriente de aire cierra puertas y ventanas o aléjate de ellas.

Tomar descansos y moverse

La circulación sanguínea permite al cuerpo mantenerse caliente. Cuando se enfría es mayor la circulación en el torso, donde están los órganos vitales, y menor en manos y pies. Este comportamiento se produce así por supervivencia. Para solucionarlo toma descansos cada cierto tiempo, levántate y muévete por la vivienda. Esta acción ayuda a la circulación porque aumenta el bombeo de sangre.

Si se producen problemas de circulación lo adecuado es consultar un médico. Es conveniente no fumar, además de los problemas de salud que comporta ya de por si. El tabaco hace que los vasos sanguíneos se estrechen, que dificulta el riego sanguíneo.

Usar guantes

Una de las soluciones efectivas es utilizar guantes para escribir. Estos tienen que ser finos y que se ajusten perfectamente para no dificultar el movimiento de los dedos para teclear sin problemas y no afecte a la productividad haciendo complicada la acción. Si son gruesos pueden hacer que las yemas de los dedos resbalen en el teclado.

También los hay especiales para dispositivos con pantalla táctil, como algunos monitores, móviles y tablets; y otros que dejan los dedos libres para ayudar a la función de escribir, permitiendo que el resto de mano se mantenga caliente. Los de cubierta doblada admiten que se pueda tener toda la mano cubierta o dejar los dedos libres.

Otra posibilidad que hay en el mercado son los guantes calefactables, que se conectan a un puerto USB del ordenador y proporcionan calor.

Tapar las manos

Hay personas que utilizan el ingenio para mantener el calor en sus manos. Con una manta, bufanda o prenda de lana envuelven el teclado y ponen sus manos para mantener el calor. Tiene el inconveniente de quitarte movilidad y no te permite ver las teclas. No es una buena idea hacerlo con ordenadores portátiles porque puedes tapar las rejillas de ventilación y que el aparato sufra un sobrecalentamiento.

Pelota antiestrés

Para que la circulación de la sangre en la mano esté activada puedes utilizar una pelota antiestrés, que va bien no solo para quitar nerviosismo.

Bebida caliente

Ten al lado una bebida caliente para que además de calentarte el cuerpo al tomarla te caliente las manos al coger la taza. Toma lo que más te apetezca. Café, té, una infusión o chocolate caliente. Puedes utilizar un calentador de tazas eléctrico para que se mantenga la temperatura.

Un mujer que trabaja en casa escribe en el ordenador portátil con las manos tapadas porque tiene frío

Calefactor portátil

Un calefactor portátil sirve para climatizar la habitación. Para no tener las manos frías direcciónalo hacia ellas, así te proporcionará confort. Esta solución únicamente es aconsejable si se utiliza el teclado de un ordenador de sobremesa, pero no para un laptop porque puede sobrecalentarse.

Lámpara flexo

Las bombillas y luces emanan calor. Si colocas cerca del teclado una lámpara flexo te proveerá de calor, aunque si no necesitas iluminación significa un gasto en la factura de la luz.

Ratón calentador

Existen ratones que generan calor cuando los sostienes. Tienen una resistencia para producir calor y que las manos estén en una temperatura óptima, que puedes regular. Hay modelos de mouse de este tipo conectados a puertos USB e inalámbricos con batería recargable.

Alfombrilla calefactable de mouse

Las alfombrillas térmicas de ratón ayudan a calentar la mano con la que se utiliza el mouse y se mantenga a una temperatura idónea. Se conecta al ordenador a través de un puerto USB.

Dictado por voz

Para no tener que usar las manos tienes la oportunidad de utilizar un software de dictado de voz y predicción de palabras. De esta manera mantienes las manos cálidas porque no tienes que escribir. Aunque en algún momento seguro que tendrás que hacerlo, pero te quita exposición.

Agua tibia

Cuando manos y dedos estén fríos y quieras una solución rápida, levántate y ve al baño o la cocina y échate agua tibia. Mejor a esta temperatura que muy caliente, porque el contraste puede provocar una situación de dolor y de pérdida de sensibilidad.

Utilizar velas

Puedes poner una o más de una vela encima el escritorio. La llama es pequeña pero emana algo de calor y siempre tienes la posibilidad de poner de cuando en cuando las manos cerca. Evita colocarlas a poca distancia de la pantalla porque la puede dañar por el calor. Apágalas siempre cuando no estés en la habitación y vigila si hay papeles o documentos cercanos. Con el fuego presta especial atención porque puede provocar un incendio en el domicilio. Las velas si son aromáticas dan un ambiente relajado y confortable para trabajar.

Usar cremas de mano

Las cremas de manos protegen la piel. Les aporta una proporción de grasa que permite que se reduzca su enfriamiento y proporciona una sensación confortable.

Deja un comentario