Oficina configurada en un dormitorio, con un escritorio, silla y ordenador.

Ideas para configurar un despacho en el dormitorio

Cuando piensas en confeccionar una oficina en casa, la situación ideal sería tener una habitación amplia dedicada únicamente a ser una home office, que te permita trabajar tranquilamente. Pero las características del domicilio delimitan las posibilidades y se tienen que buscar rincones que sirvan para ejercer con eficacia las tareas laborales. Configurar un despacho en el dormitorio es una opción recurrente.

En la disposición de una home office se encuentra el componente que sea en un lugar independiente, que permita diferenciar de una forma clara la vida personal con la profesional, porque ambas se unen en un mismo domicilio. Pero esta pauta no siempre se puede cumplir, circunstancia que lleva a integrar la oficina de la mejor manera posible.

El dormitorio es un lugar del hogar para relajarse y descansar. Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, hecho que indica la relevancia que tiene esta estancia. Integrar el despacho en la habitación y convertirla en un espacio multiusos es una solución a la falta de espacio en el hogar.

Seguro que preferirías confeccionar una oficina separada del dormitorio para disgregar el descanso del trabajo, pero no siempre es posible. No cometas el error de hacer siestas o trabajar desde la cama, porque puede ser una tentación.

También te permite levantarte de la cama y ponerte a trabajar directamente, aunque seguro no es la opción deseada. Tampoco debe servir de excusa para ir todo el día con el pijama puesto. Sigue unas pautas que te ayudarán a ser más productivo cuando teletrabajas.

¿Quién utilizará la habitación?

Cuando valores hacer la home office en el dormitorio piensa en quien va a utilizar la estancia, tanto para dormir como para trabajar. Si solo la utiliza una persona no tiene incidencia. Cuando son 2 sí, porque se tienen que cuadrar diversos aspectos.

¿Necesitáis un espacio de trabajo solo uno o los dos?, ¿lo utilizáis en el mismo momento? o ¿qué horarios tenéis para compaginar el sueño y el trabajo de los dos? Estos no son aspectos menores para una buena conciliación entre vida personal y profesional, porque se tienen que cubrir satisfactoriamente las necesidades de ambos.

Si el despacho se constituye en un dormitorio de invitados será menos problema porque es una estancia que acostumbra a estar vacía y permitirá trabajar de manera eficiente.

Mesa y silla de escritorio que forman una home office en un dormitorio

Consejos para integrar una oficina en la habitación

Un dormitorio es tranquilo y está alejado de distracciones que encuentras en otras estancias del hogar. Para componer una oficina en casa en el cuarto evalúa una serie de aspectos:

Separa las zonas

Separar la habitación por ambientes es una de la claves de la eficiencia. Es muy importante hacer la diferenciación entre las áreas de trabajo y descanso. Es posible dividir visualmente los espacios. Dependiendo de las posibilidades existentes se pueden poner elementos para hacerlo realidad.

La manera más sencilla es colocar una pantalla separadora, que puede ser un biombo, cristal lacado, listones de madera o una mampara tapizada. También es posible situar una cortina, a la que tendrías que poner una barra y unos anclajes.

El escritorio hacia la pared o ventana

La mejor opción es que la mesa en la que trabajas esté direccionada a una pared o una ventana, no a la cama. Esta disposición supone que estés de espaldas a ella y no pensaras en tomarte un descanso o dormir. Dejas de ver la cama y solo con este detalle te olvidas de relacionar el lugar con el descanso.

Usa una silla ergonómica

Dependerá bastante del espacio con el que dispongas en la estancia, pero la mejor opción siempre es una silla ergonómica, que por sus características te permite estar cómodo y te proporciona una postura corporal correcta. Si usas cualquier tipo de taburete o silla para trabajar no tienes el confort necesario y provoca cansancio y molestias, que pueden desembocar en una lesión. Tener la cama al lado es demasiado tentador para tomar un descanso, que se puede alargar y romper del todo la productividad.

Cloffice

Crear una oficina dentro de un armario o vestidor es una tendencia en auge. Una cloffice permite ganar espacio, colocando en el interior del armario un escritorio o una tabla que sirve de mesa. Puede quedar abierto o cerrado, tanto con cortinas o puertas abatibles, correderas o plegables. También se puede configurar entre tabiques.

Iluminación adecuada

La iluminación es uno de los aspectos más relevantes en la ergonomía. La luz natural es la más conveniente para trabajar, por este motivo es importante colocar el escritorio debajo de una ventana, además que proporciona vistas a la calle o el campo. Las persianas deben estar subidas, o algo bajadas si causa deslumbramientos. Aprovecha también el espacio de pared entre ventanas para situar la mesa.

Existe la posibilidad que el cuarto no tenga ninguna ventana ni balcón. En este caso la luz artificial juega un papel fundamental, porque trabajar en un ambiente tenue provoca fatiga visual, dolor de cabeza y otros problemas, afectando directamente a la productividad y el estado de ánimo.

Utiliza lámparas de techo, de pie y de escritorio. Vigila que no se produzcan resplandores en la pantalla o sombras para que la vista no se vea afectada.

Almacenamiento

Toma en consideración las necesidades de espacio que tienes para tener todo lo necesario a mano. La capacidad de almacenamiento viene supeditada al rincón donde se sitúe la zona de trabajo. Si es reducida puedes optar por el almacenamiento vertical, como estanterías. Si no tienes más sitio guarda las cosas en otros lugares de la estancia.

Es importante que al final de la jornada laboral guardes todos los utensilios del trabajo, para que no te vayas a dormir con todo a simple vista en la habitación y separes correctamente la vida personal y profesional. Tampoco es positivo que sea lo primero que veas cuando te levantas por la mañana.

Dormitorio con un escritorio elevado, dos ordenadores y otra pantalla

Decoración

Que el escritorio y la silla combinen a nivel de estilo y colores con el resto de la habitación hará que el impacto visual no sea tan elevado y estos muebles queden completamente integrados con el resto de la estancia. De esta manera no da tanto la sensación de tener una oficina en el dormitorio.

Muebles plegables

La falta de espacio convierte a los muebles plegables en una alternativa efectiva. El escritorio puede estar pegado a la pared, abrirlo al principio de la jornada laboral y plegarlo cuando termines. Así deja de ocupar un sitio valioso. Igual que una cama oculta, que aún dejaría la habitación más abierta y queda escondida en la pared. Esta solución da más sensación separada de despacho y dormitorio, porque el cuarto o tiene una función o la otra.

Medidas de los muebles

El mobiliario debe adaptarse a la habitación y que se acomode a las tareas que tienes que realizar. Si necesitas espacio en la mesa para poner accesorios y dispositivos no te servirá un escritorio estrecho.

Los muebles hechos a medida son la solución para tener exactamente lo que quieres si no consigues encontrar nada que se adapte a tus necesidades y espacio. Eso sí, el gasto económico será mayor.

Home office en un dormitorio con un escritorio, una silla y un ordenador Apple

Deja un comentario