Un hombre trabaja en su casa con el ordenador portátil.

El modelo de trabajo híbrido se consolida

La existencia de cambios en la manera de producir es una realidad. Los avances tecnológicos y una nueva mentalidad laboral comporta que en la actualidad el sistema de trabajar desde cualquier lugar siga creciendo y que en un futuro se continúe consolidando por los resultados que se obtienen. De los diferentes modelos existentes, el trabajo híbrido es el que prefieren la mayoría de personas.

Así lo demuestra el estudio El futuro del trabajo: productivo en cualquier lugar realizado por la consultora Accenture, en el cual se presenta que el 83% de los empleados desearían continuar con un trabajo híbrido, con un modelo que les satisface repartiendo las jornadas laborales entre el puesto físico y a distancia. En remoto son entre el 25% y el 75% de las horas empleadas.

De las personas que participaron en la investigación, un 58% estuvieron en un modelo híbrido en sus empresas durante la pandemia del coronavirus. Según el estudio estos trabajadores experimentaron una mejor salud mental, relaciones laborales más fuertes y eran más proclives a sentirse más positivos conectados, además de sentir un menor agotamiento que los que se encontraban en la oficina o haciendo teletrabajo completo.

Productividad en cualquier lugar

Un 40% de los encuestados aseguran que se sienten productivos tanto si se encuentran en la sede de la empresa como en remoto, mientras que sólo el 8% admitió sentirse desconectado, frustrado e ineficiente. Lo que separa los dos grupos no es el estrés, porque las personas productivas afirman estar tan quemadas, fatigadas o frustradas como las otras. Destacan los recursos con los que cuentan, tanto a nivel individual como organizacional, permitiendo que el teletrabajo sea efectivo.

Del índice que afirman poder trabajar desde cualquier lugar, un 85% también aseguran que tienen pensado quedarse en la empresa en la que se encuentran durante mucho tiempo. El 74% de personas que forman parte de la generación Z prefieren trabajar cara a cara, un porcentaje más elevado que el de los de la X (66%) y los baby boomers (68%).

Los que se sienten más cómodos en las instalaciones de la empresa son además de los pertenecientes a la generación Z, que viven en grandes ciudades, que trabajan part-time o en proyectos concretos, que se mantuvieron en las oficinas durante la pandemia y que se encuentran en pequeñas empresas. Por el contrario, los que prefieren estar en remoto son mujeres, de la generación X, que habitan en un entorno rural, que han estado tiempo trabajando en una misma compañía y acostumbrados a tener contratos a tiempo completo.

La capacidad de las organizaciones en desarrollar sistemas de productividad laboral repercute en los beneficios económicos. Un 63% de las empresas con un elevado crecimiento en sus ingresos han habilitado modelos híbridos para poder estar en la oficina y en remoto. Por su parte, el 69% de las entidades que no tienen ganancias o que producen pérdidas no tienen el sistema mixto implementado, solo el presencial o el teletrabajo completo.

Los recursos clave en el modelo de trabajo híbrido son:

Autonomía en el trabajo: es la libertad que se da a los empleados para que gestionen su propio tiempo, la exigencia realista y la información que se les proporciona para que realicen las tareas asignadas.

Salud mental positiva: es el grado por el cual las entidades, los compañeros y el propio trabajo permiten sentirse más positivos.

Participar en el aprendizaje: es la medida en la que las personas quieren participar en las oportunidades de aprendizaje que ofrece la empresa, como cursos de formación online, tutorías y entrenamientos cualificados.

Habilidades digitales: permiten tener un nivel elevado de competencias tecnológicas como herramientas de colaboración digital, ciberseguridad, computación en la nube, robótica y realidad virtual.

Fuertes vínculos sociales: se producen lazos estrechos con los compañeros y se sienten como una parte importante de una red social en el trabajo.

Mejora de la vida laboral: el nivel de percepción que las actividades profesionales y los resultados obtenidos mejoran el estado de ánimo y se trasladan al terreno personal.

Organización ágil: el grado en el que las personas y los equipos comprenden el rol que tienen en los proyectos y los planes de acción que se ponen en marcha ante problemas inesperados.

Organización inteligente: la entidad posee políticas y tecnologías que permiten mantener la seguridad de los trabajadores en caso de crisis.

Organización con políticas de salud: la medida en que la empresa adopta normativas como garantías flexibles de baja por enfermedad, desinfección y limpieza de los espacios de trabajo, y restricción de las personas que se reúnen en la oficina.

Apoyo a la vacunación: el grado que la empresa entrega información veraz y objetiva sobre la vacunación contra el coronavirus y facilita que los empleados se vacunen.

Digitalización madura: la experiencia tecnológica que posee la organización y la formación y posibilidades que ofrece a sus trabajadores para desarrollarse en el entorno digital para impulsar la innovación, la movilidad y la colaboración.

Liderazgo solidario: la predisposición de los cargos de la empresa a escuchar la opinión de los empleados es un signo de consideración por el bienestar, la productividad y el desarrollo de los integrantes del equipo.

Motivos para estar en remoto y en la oficina

Las personas que les gusta el trabajar a distancia están impulsadas por la seguridad (34%), mejor calidad de vida (32%), libertad (31%), tecnología (30%) y teletrabajar (28%). Por el contrario, los que prefieren mantenerse en la oficina destacan el acceso a la tecnología (27%), estar con los compañeros (25%), la rutina (23%), un sitio no tradicional para idear e innovar (23%) y la visibilidad respecto a los superiores (22%).

Redefinir las políticas laborales

Los resultados del estudio marcan que de cara al futuro instituciones, organizaciones y empresas deben crear unas políticas laborales para reforzar la relación entre las entidades y los trabajadores. En esta estrategia se encuentra:

Acelerar los recursos humanos modernos: desarrollar una planificación para que los empleados se encuentren en una mejor situación en sus funciones, equipos y lugares de trabajo.

Diseñar el trabajo entorno a las personas: focalizar el modelo de la organización en responder las necesidades a cada tipo de trabajador. Poseen una mayor confianza las entidades que refuerzan la seguridad física y psicológica del empleado.

Desarrollo de la agilidad digital: la digitalización y todas sus competencias son básicas para compañías y trabajadores. Las que apuestan por una mayor fluidez tienen un crecimiento más elevado y son más competitivas.

Liderar con humanidad: los altos ejecutivos y los diferentes cargos de la empresa tienen que asegurar que los trabajadores se encuentren en las mejores condiciones para desarrollar sus funciones y puedan tener una mejora constante.

Seguridad y privacidad: las implementaciones en el lugar de trabajo y las tecnológicas tienen que permitir mejorar la seguridad de los empleados y proteger su privacidad.

Participación en el informe

El estudio se realizó en base a una encuesta realizada a 9.326 trabajadores de 11 países: Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Francia, Japón, Singapur, Suecia y Reino Unido. Las industrias en las que desarrollan sus funciones los empleados consultados son las de la banca, seguros, mercados de capitales, alta tecnología, comercio minorista, bienes y servicios para clientes, sector público, atención médica, comunicaciones y medios, servicios públicos, energía y ciencias biológicas.

Resumen de los datos

  • El 83% de los trabajadores prefieren un modelo de trabajo híbrido
  • El 40% de los empleados afirma sentirse igual de productivo en la oficina como en cualquier lugar
  • El 8% asegura que con el teletrabajo se sienten desconectados, frustrados e ineficientes
  • La seguridad, con un 34%, es lo que más valoran los empleados para estar en remoto, seguido de la calidad de vida (32%) y la libertad (31%)
  • Las personas que prefieren la oficina es en mayor grado por el acceso a la tecnología (27%), seguido por compartir espacio con los compañeros (25%) y la rutina (23%)
  • El 74% de personas de la generación Z priorizan poder trabajar cara a cara. Entre componentes de la X  es del 66% y de los baby boomers del 68%
  • El 63% de las empresas que tienen grandes beneficios tienen establecido el sistema híbrido, mientras que el 69% de las que no tienen ganancias o sufren pérdidas no lo desarrollan

Deja un comentario