Una mujer que realiza teletrabajo toma medidas de protección contra el ruido en su casa, como tener una estantería llena de libros o plantas en la home office

Soluciones efectivas para protegerse del ruido en casa

El ruido es un problema en muchos escenarios cotidianos. Para una persona que trabaja en casa supone una molestia relevante para su salud y productividad laboral. Para afrontar situaciones de contaminación acústica continuadas existen medidas a tomar para encontrar una solución satisfactoria.

Quién no se ha encontrado alguna vez que el silencio del hogar se veía roto con sonidos molestos de las máquinas haciendo obras en la calle, el tráfico, los clientes de un bar o un vecino que pone la televisión o la música demasiado alta, o que ha decidido ese día a hacer agujeros en las paredes.

En tu propia vivienda, y más si haces teletrabajo, esperas estar en las mejores condiciones, porque el ruido continuado durante un tiempo largo además de producir incapacidad para concentrarse afecta a la salud, porque provoca situaciones de estrés, irritabilidad y dolor de cabeza, entre otros. El ruido nocturno además afecta al descanso.

Estas molestias pueden provenir tanto del exterior como del interior, porque los niños en casa también pueden ser origen de estas molestias o los propios electrodomésticos. La exposición del oído a sonidos fuertes influye negativamente en la persona y en los trabajadores afecta directamente al rendimiento y la productividad.

Algunas situaciones que se producen tienen fácil solución, como comunicar educadamente que bajen el volumen, tanto a los vecinos como algún miembro de la familia. Neutralizar el ruido en el espacio de trabajo sirve para mantenerse enfocado.

La oficina en casa debe aportar tranquilidad y evitar distracciones, sin ningún sonido de fondo que afecte a la calidad del trabajo. Para protegerse del ruido existen materiales de insonorización, con productos que tienen una instalación fácil. También existen trucos de aislamiento acústico que son efectivos.

Origen del ruido en casa

Las principales fuentes de exceso de ruido que se producen en el hogar son:

  • Miembros de la familia y compañeros de piso
  • Vecinos
  • Mascotas
  • Obras en la calle u otra vivienda
  • Tráfico
  • Electrodomésticos

¿Por qué es importante que no haya ruido en el trabajo?

Las razones para que no se produzca contaminación acústica en el lugar de trabajo son de salud y productivas. La importancia de reducir el ruido en la oficina en casa es más que relevante por diversos motivos:

Reducir el estrés

Los ruidos fuertes son unos de los motivos por los cuales se producen episodios de estrés, porque el entorno de trabajo es una causa de tensión promovido por los sonidos elevados, que se suma a situaciones que se puedan originar a partir de las tareas laborales que se llevan a cabo.

Mayor concentración

Un espacio libre de ruido proporciona tranquilidad y aumenta la capacidad de concentración y productividad. El teletrabajador no sufre distracciones ni molestias acústicas y le facilita mantener el foco en sus labores profesionales sin elementos externos que enturbien su rendimiento.

Videollamadas productivas

Una de las principales vías de comunicación cuando se trata de  trabajar desde casa son las videoconferencias. En las reuniones online debe primar el silencio para que la conversación sea clara y fluida, y todos los participantes tengan una buena experiencia.

Si se produce ruido de fondo cuando hablas hace que cueste entender lo que expones además que es muy molesto para el resto de usuarios.

Efectos del ruido en el trabajo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que no se expongan valores de ruido superiores a 65 decibelios durante el día y 55 dB por la noche. Para un trabajador, en un puesto en el que pasa 8 horas diarias, las recomendaciones se encuentran en los 80 db.

Superar estas cifras de ruido en el lugar de trabajo provoca problemas en la salud:

  • Disminución temporal de la capacidad auditiva
  • Pérdida de audición
  • Zumbidos en el oído
  • Dificultad para la comunicación oral
  • Estrés
  • Trastornos del sueño
  • Estrés
  • Cefalea
  • Alteraciones digestivas

Cómo reducir el ruido en casa

La contaminación acústica provocada por el exceso de decibelios es un problema en todos los ámbitos. Es una situación preocupante en casa cuando realizas teletrabajo, porque afecta de manera directa a la concentración y el flujo de trabajo.

Instala en el domicilio una home office con configuraciones efectivas que permitan aislarse de ruidos molestos.

Escoge una zona tranquila

Estás delimitado por las características del hogar y las necesidades que tengas para efectuar en las mejores condiciones tus tareas laborales, pero siempre que sea posible selecciona para construir tu home office un espacio tranquilo del hogar.

Un lugar donde si compartes domicilio con la familia o compañeros de piso, no sea un área de tránsito en la vivienda, para que no sea una fuente de distracciones por el paso de otras personas. Las zonas comunes se deben intentar evitar.

Además si vives en una calle concurrida, lo ideal es que la habitación donde te ubiques no se comunique con esta por el bullicio de gente o tráfico que se puede oír.

Llena la habitación

Las habitaciones cuanto más vacías están, más eco producen. Para no tener esta sensación acústica debes rellenar la estancia con muebles y objetos. Aprovecha para confeccionar una decoración a tu gusto, con la que te sientas confortable, porque ayuda a la productividad estar en un sitio donde te sientes bien.

Tienes la posibilidad de colgar cuadros y fotografías para que las paredes no estén desiertas, coloca mobiliario como un sofá o un sillón, que se suma a tu escritorio y silla ergonómica que utilizas para trabajar. También ubica muebles para el almacenamiento, que seguro que lo vas a necesitar para guardar cosas del trabajo.

Coloca estanterías repletas de libros

Las estanterías con libros también permiten que no se produzca eco y frenar el ruido que proceda de fuera de la habitación. Además de para leer, instruirse y entretenerse, los libros son unos buenos amortiguadores acústicos.

Una buena biblioteca doméstica es un excelente aliado para frenar los sonidos que provengan del exterior de la estancia.

Ubica alfombras

Un complemento para insonorizar la casa y que además es decorativo son las alfombras y moquetas porque amortiguan el ruido. Es una solución fácil y rápida, porque absorben el sonido y son de fácil colocación.

Ayudan para que no se produzca eco ni se oigan las pisadas. Además en invierno es un tejido que permite mantener el calor.

Sitúa el escritorio en una pared gruesa

Siempre es preferible que la mesa donde trabajas esté situada en una pared gruesa, para que frene el sonido que pueda venir del otro lado, tanto si es del exterior como de otra habitación del hogar.

Si es delgada facilita que se puedan producir distracciones por lo que se oye en la otra parte de la pared.

Pon doble acristalamiento en las ventanas

El espesor del vidrio de las ventanas es importante para reducir el ruido que proviene del exterior del domicilio, además de controlar la climatización del interior.

Para escuchar lo mínimo que pueda venir de la calle es aconsejable colocar un doble vidrio. La recomendación es que os vidrios sean como mínimo de 6 milímetros de espesor.

Coloca cortinas

Las cortinas además de frenar la entrada de luz solar o pararla si son opacas, tienen la propiedad de absorber el sonido y ser un difusor acústico.

Su forma ondulada y cuando están recogidas tienen el atributo de romper la onda de sonido. El efecto es mayor cuánto más gruesa es la cortina.

Instala paneles acústicos

Una manera de aislar acústicamente la pared es colocar paneles insonorizantes, que absorben el sonido y destacan por ser estéticos y decorativos.

Los paneles acústicos para insonorizar reducen la reverberación del sonido y ofrecen una eficiencia elevada.

Pega espuma acústica

Es un elemento que se acostumbra a ver en estudios de música y radio por las propiedades que posee en cuanto a insonorización, ya que disminuyen la intensidad de las ondas y la reverberación, que evita que se produzcan situaciones de eco dentro de la estancia, además de no permitir que entre ruido del exterior.

Existen muchos tipos de espuma acústica para poner en la pared y el techo, con tamaños, formas y colores para elegir. Con material adhesivo ofrecen una instalación sencilla.

Coloca barredores de puerta

Los burletes se sitúan bajo las puertas que no tocan la superficie del suelo y en la que hay un espacio vacío. Tienen como función principal no dejar pasar el aire, aunque no solo sirven para las corrientes, sino también para el sonido.

Un barredor de puerta, que puede estar hecho de diferentes materiales, se coloca bajo la puerta para tapar el hueco presente.

Ponte auriculares

Hay situaciones en las que no se puede eludir el ruido, como unas obras en la calle donde están agujereando el suelo. En estos casos y si necesitas estar especialmente concentrado, la mejor opción es utilizar unos auriculares con cancelación de ruido.

Tienes la oportunidad de tener unos cascos que únicamente bloquean el sonido que tienes a tu alrededor, o con los que además puedes escuchar música con ellos.

Es recomendable utilizar auriculares de diadema y no los de tapón, especialmente cuando estás un tiempo prolongado con ellos puestos. Además que la música se oye mejor y la oreja queda más aislada, el motivo es que los segundos se introducen en los oídos y pueden provocar problemas en el conducto auditivo.

Si escuchas música o un podcast para concentrarte o disipar acústicamente tu entorno, recuerda hacerlo con un volumen de música adecuado y que no esté demasiado alto. Realiza pausas para que los oídos descansen y no se produzca fatiga auditiva.

Utiliza aplicaciones de ruido blanco

Reproduce ruido blanco desde el teléfono móvil o el ordenador. Su funcionamiento consiste en ahogar otros ruidos y sonidos que tengas alrededor. Hay muchas app tanto para los dispositivos Android como de Apple.

El ruido blanco es una señal que contiene todas las frecuencias y todas ellas tienen la misma potencia. Sirve para enmascarar los sonidos que tienes en el entorno y que resultan molestos.

También hay máquinas de sonido blanco, que tienen la misma función y que las sitúas cerca en la habitación. Ahoga ruidos que se producen en el ambiente.

Benefíciate de la plantas

Las plantas tienen muchas funcionalidades en el hogar. Sirven para crear un ambiente natural, purificar el aire y conceden confort. Pero también presentan otras capacidades, como la de reducir el ruido. Esa es una propiedad que muchas personas no valoran por desconocimiento.

Las diferentes partes de la plantas son capaces de incidir en la acústica. Las hojas, los tallos y las ramas absorben el sonido y lo pueden desviar. Puedes ponerlas en diferentes lugares de la home office.

Establece reglas

Si compartes casa con la familia o compañeros de piso infórmales sobre tus horarios y cuando no tienes que ser molestado. Debes establecer normas básicas de convivencia que te permitan trabajar sin dificultades ni molestias por culpa del ruido que puedan producir.

Marca las horas en la que poner los electrodomésticos como la lavadora o el lavaplatos. Es preciso que no tengan conversaciones telefónicas con el tono de voz demasiado elevado.

Que no produzcan ningún ruido es positivo tanto para la concentración de quien trabaja en remoto como si tiene que hacer una reunión por videoconferencia.

Hasta que hora se puede hacer ruido en casa

Las normas de convivencia hacen que no se puedan realizar actividades ruidosas durante ciertas horas del día. Esta competencia es municipal y los horarios establecidos cambian según la localidad, aunque por norma general son bastante parecidos.

Como carácter común no se puede perturbar el descanso vecinal de lunes a viernes entre las 21.00 horas hasta las 8.00 de la mañana. El fin de semana empieza a la misma hora o las 22.00 h y puede concluir a las 9.30.

Entre las actividades que no están permitidas con el fin de disminuir el ruido se encuentran poner música, tocar un instrumento, cantar, gritar, realizar reparaciones domésticas u obras, hacer mudanzas, poner en funcionamiento electrodomésticos ruidosos

Infórmate sobre a partir de qué hora no se puede hacer ruido en casa en tu localidad para no molestar a los vecinos. Recuerda que no cumplir con las normas conlleva multas económicas.

El nivel de decibelios en el interior de una vivienda también depende de los ayuntamientos. Por lo general durante el día es de 35 dB, mientras que por la noche es de 30 dB.

Deja un comentario