Un hombre sufre dolor de cuello a causa de la posición que tiene delante el ordenador

Las lesiones más comunes en el teletrabajo

El traslado de la actividad laboral al domicilio supone pasar muchas horas entre las paredes de casa, y también delante del ordenador. Ahora la oficina se encuentra en el hogar y con un despacho propio realizando las mismas funciones que en la sede de la empresa, con la ventaja que no es necesario trasladarse, se pueden producir una serie de dolores y lesiones a causa de una mala postura y de realizar movimientos repetitivos a lo largo de las horas durante un tiempo dilatado. Por este motivo es básico tener un material ergonómico que permita una máxima comodidad para el trabajador y reduzca al máximo las posibilidades que se produzca alguna incidencia física que afecte a la salud y la productividad.

Estar sentado durante buena parte del día no es bueno. Los profesionales de la salud siempre animan a que las personas se muevan y hagan deporte, manteniéndose activas además se seguir una dieta sana y equilibrada. Las características del teletrabajo, de la misma manera que cuando la actividad se efectúa en la oficina, implica pasarse horas en una silla. Por este motivo se deben seguir una serie de hábitos para evitar cualquier complicación en la salud en forma de molestia, dolor o lesión.

Dolor de espalda

Es la dolencia más común entre las personas que están muchas horas sentadas delante de una computadora. El dolor de espalda y en las lumbares aparece por la presión que se ejerce a lo largo de la jornada laboral en la columna vertebral y los músculos que se encuentran en la espalda, ya que esta se encorva, significando que las vértebras se desalineen. Los músculos y ligamentos de la región sufren una presión y tensión que desemboca en dolor. Para evitarlo es básico estar sentado con la espalda recta, sin tender a encobarse, ni los hombros ni la columna vertebral.

Tener una silla ergonómica es vital porque se estará un período largo de tiempo en el calendario para hacer el teletrabajo. Esta debe tener la máxima garantía de comodidad y poseer soporte lumbar y para los brazos. En el caso de dolor lumbar se puede colocar una almohada en la zona para que la presión se reduzca en esta zona de la espalda y las molestias no vayan a más. Disponer de una buena silla de oficina y mantener una posición corporal correcta es el secreto para que la espalda no experimente una tensión que puede acarrear problemas físicos graves.

Dolor de cuello y hombros

Es otra de las incidencias físicas comunes que se producen en el teletrabajo. El dolor de cuello y hombros se produce por la lesión de tejidos blandos como los músculos, ligamentos y tendones, y se genera por diferentes motivos. Mantener una posición incorrecta durante un tiempo prolongado, colocar el teclado o la silla demasiado alejados, e inclinarse repetidamente para ver mejor el monitor contribuyen a que aparezca dolor en el cuello y los hombros, que afecta de manera directa al bienestar de la persona tanto en su vida laboral como personal.

La solución para que no se produzcan estas molestias físicas, que también pueden provocar dolor de cabeza, es mantener una buena postura, que el escritorio y la silla estén situadas a una altura adecuada, y que la cabeza esté recta y no se fuerce el cuello en ningún momento, para que ninguna parte esté tensionada. Realizar estiramientos aporta beneficios para los músculos y tendones de la zona del cuello y los hombros.

Piernas cansadas

La falta de actividad física provoca que el cuerpo sufra y puedan surgir problemas físicos. Una de las consecuencias que aparecen después de pasar largas horas sentado es el cansancio de piernas, con dolor en ellas y en los pies, dificultando el caminar y hacer una vida normal. Si en la home office pasas mucho tiempo en la silla, además de mantener una buena posición corporal es necesario realizar algunos ejercicios simples para equilibrar la ausencia de movimiento. Uno de ellos es levantarse. Ponerse en pie al menos cinco minutos cada hora ayudará a que este síntoma no haga acto de presencia.

Otras actividades fáciles de realizar que contribuirán a aliviar las piernas cansadas es hacer rodar una pelota de tenis con los pies mientras se está sentado o utilizar un rodillo para la misma función. Esto permite relajar los músculos y las articulaciones. Es aconsejable mientras se efectúa el teletrabajo girar los tobillos en el sentido de las agujas del reloj y cuando se está levantado se puede alternar los pies poniéndose de puntillas. También es recomendable realizar saltos y sentadillas. Una recomendación es no cruzar las piernas mientras se está sentado. Mantener una buena hidratación permite que la circulación de la sangre sea la correcta y contribuir a que no se produzca fatiga de piernas.

Síndrome del túnel carpiano

Esta afección ocurre cuando en la muñeca el nervio mediano se comprime dentro del túnel carpiano. Este nervio permite la sensibilidad y al movimiento a algunas partes de la mano, como la oposición al dedo pulgar. El síndrome del túnel carpiano se presenta cuando se realiza durante un período prolongado de tiempo una acción repetitiva como la de escribir en el teclado del ordenador o utilizar un mouse incómodo y que no posee una forma ergonómica. Aparece porque se produce una presión excesiva sobre en las muñecas durante un tiempo elevado. Mantener esta parte del cuerpo en un ángulo forzado hace que sufra, siendo un agravante la cantidad de horas que se efectúa el trabajo online desde casa.

Entre los síntomas más comunes que se producen está el ardor, hormigueo y picor en los dedos o palmas de la mano, los dedos se duermen durante el día y por la mañana en todo el brazo se produce un entumecimiento y hormigueo. Para evitar que aparezca se tiene que utilizar material ergonómico tanto informático como mobiliario. La persona debe trabajar de manera cómoda, sin forzar ninguna zona de su cuerpo. El teclado de la computadora y el mouse es preciso que sean cómodos, porque se utilizaran muchas horas de forma continuada. El teclado debe tener poca inclinación y como más delgado sea mejor, así no se producen ángulos forzados con los que se resienten las muñecas. Un soporte en el antebrazo también puede ser beneficioso.

Deja un comentario