Cómo proteger los datos personales para prevenir ciberataques

Mantener los dispositivos con la máxima seguridad es una de las normas básicas en el teletrabajo. Los equipos en casa no pueden presentar problemas para poder desarrollar las tareas sin incidencias, que afecten a la productividad y a la privacidad de los datos. Internet es una puerta de entrada de ciberataques con archivos maliciosos sobre los cuales tiene que existir prevención y protección por parte del usuario.

La Oficina de Seguridad del Internauta avisa de los peligros existentes por parte de los ciberdelincuentes, que siempre intentan aprovechar brechas en la seguridad y el desconocimiento de la persona a través de técnicas de ingeniería social con ataques a los equipos informáticos.

Es imprescindible tomar medidas preventivas para que ningún archivo infecte los dispositivos con los que se trabaja desde casa y tener todas las garantías de seguridad. En los ordenadores y periféricos se guardan documentos con información personal y laboral sensible, por lo que puede provocar problemas importantes si cae en malas manos.

La protección y el sentido común complicarán en gran medida los ataques que podamos recibir y los intentos de engaño que se produzcan para arrebatar datos. Cuando se utiliza internet es preciso tener en cuenta los sitios por donde transcurre la navegación, los servicios que se usan y los dispositivos que se emplean.

No descargar nada sin la aprobación del antivirus

Una de las medidas de protección más importantes es descargar archivos siempre de webs oficiales o de toda confianza. Hacerlo en plataformas no oficiales puede convertirse en una fuente de problemas por el acceso de virus y malware a los dispositivos informáticos y teléfonos móviles. Por este motivo es tan importante realizar estas acciones en páginas legítimas.

Siempre es recomendable además analizar los archivos con el antivirus que tengas, que debe estar actualizado y ser legal. Existen varias marcas que tienen versiones gratuitas de sus antivirus que son efectivos para esta primera línea de defensa para detectar, bloquear y eliminar virus y archivos maliciosos.

Este mismo proceder es necesario que se lleve a cabo cuando se utiliza el correo electrónico o se conectan periféricos como un USB o un disco duro externo a nuestro dispositivo, especialmente si no son de nuestra propiedad. Estos aparatos pueden estar infectados.

Asegúrate que las webs y los correos electrónicos son seguros

Los ciberdelincuentes mejoran continuamente sus estrategias para cometer los delitos aprovechando fallos de seguridad. Uno de los principales fraudes que realizan para robar datos del usuario es la creación y envío de emails falsos que simulan ser de empresas oficiales. Una de las más comunes es el phishing aparentando ser bancos, pero también lo hacen con otros tipos de compañías para poder obtener un rédito económico. También crean webs falsas que engañan para aparentar ser cualquier servicio, como redes sociales.

El interés en este tipo de sistemas es obtener información confidencial que proporciona el mismo internauta, como pueden ser datos bancarios, contraseñas y nombres de usuario. Una vez conseguido cometen el delito, como retirar dinero de la cuenta bancaria proporcionada o vender los datos personales y profesionales.

En muchas ocasiones es posible detectar estos engaños, por lo que es imprescindible fijarse en la procedencia y el contenido de los correos electrónicos. Los puntos donde percatarse son:

Faltas de ortografía y gramaticales: contienen errores evidentes con palabras con faltas, frases mal construidas, símbolos extraños en el texto y errores semánticos. En la mayoría de ocasiones estos fallos se producen porqué son traducciones de otros idiomas y están hechos por personas que no conocen o no tienen un buen conocimiento del español.

Remitente y dirección: en una dirección de email el remitente no se ajusta a la dirección oficial de la empresa que se supone está enviado el documento. El enlace también tiene que comprobarse porqué dirigirá a una web creada para engañar.

Certificado HTTPS: la web no tiene un protocolo que garantiza la seguridad. Este tipo de certificados son siempre fundamentales para la protección en la red y especialmente en aquellas webs en las que hay pasarelas de pago y se tienen que introducir datos personales. No son fiables las páginas que no lo llevan incorporado.

Irregularidades: elementos extraños que distorsionen la apariencia normal de la web y sus comunicaciones, y que difieran con las anteriores ocasiones que la empresa ha contactado con nosotros o hemos visitado su sitio web.

Contraseñas difíciles para evitar el acceso no deseado

Las contraseñas de los dispositivos, herramientas y softwares utilizados deben ser siempre complicadas para los ciberdelicuentes, porque así las probabilidades que den con el password correcto bajan significativamente. Utilizan programas informáticos con los que realizan cada minuto miles de combinaciones.

Cuando se utilizan varias cuentas es aconsejable usar un gestor de contraseñas para no tener que recordarlas todas. También es posible utilizar un doble factor de autenticación para hacer más complicado el acceso.

Con el fin de aumentar la protección las contraseñas se aconseja  que cambiar de vez en cuando. No es nada recomendable no modificarlas nunca. Esta acción es especialmente relevante cuando se informa que cuentas de un servicio que utilizas han visto comprometida su privacidad.

Programas y dispositivos siempre actualizados

El sistema operativo y todos los programas, aplicaciones y herramientas que usas tienen que estar actualizados en todo momento para protegerse de ciberataques. Las compañías realizan los cambios para solucionar brechas de seguridad y añadir nuevas funcionalidades, por lo que tenerlas instaladas permite tener las novedades del software y no sufrir vulnerabilidades en la protección del equipo informático y los datos personales.

Cuidado con las novedades y las tendencias

Uno de los ganchos más empleados por los ciberdelincuentes es a través de los productos y servicios que son tendencia. Una marca, una web, un evento o una aplicación que están de moda será lo primero que imiten y falsifiquen para cometer los hechos delictivos, aprovechando el elevado número de usuarios de internet que buscan estos productos o servicios.

Aprovechan la novedad para tratar de engañar para conseguir datos personales e infectar dispositivos. Una vez más se debe contrastar aquellos sitios en los que se realicen descargas o se tenga que introducir información de carácter personal. Sólo se debe hacer en webs en las que estemos del todo seguro que son fiables.

Deja un comentario