Una chica escribe una carta de presentación en un ordenador portátil

Cómo hacer una carta de presentación para trabajar en remoto

Una carta de presentación acompaña al curriculum vitae como parte de una solicitud de trabajo y es una manera de atraer la atención de los técnicos de recursos humanos. Sirve para presentarte a la empresa y para que te empiecen a conocer. Son los primeros pasos antes de conseguir una entrevista.

Es un documento que puede ser un requisito obligatorio u opcional para aplicar a la vacante, por lo que siempre es recomendable redactarlo y enviarlo de una manera rigurosa para darse a conocer, demostrar el interés por el empleo i demostrar a los reclutadores que te tomas la molestia de escribirlo.

Como parte del proceso de la búsqueda de empleo, es necesario tener claro que es lo que se pretende resaltar y seguir una estrategia adaptándola, igual que el CV, al puesto de trabajo que se solicita.

¿Por qué es necesaria una carta de presentación?

Es un paso más a completar en la tarea que significa la búsqueda activa de empleo. Cuando se trata de saber cómo escribir una carta de presentación para trabajar desde casa, aprovecha para resaltar tus fortalezas y habilidades en remoto, porque no todo el mundo las posee.

Explica el interés por el empleo y de formar parte del equipo de la empresa, además de servir para mostrar tus cualidades más relevantes. Es un resumen de tu vida laboral, donde destacas tu capacidad para teletrabajar, el uso de las herramientas y tecnologías necesarias, y tus dotes de comunicación a distancia. También es una oportunidad para demostrar tu personalidad.

Cómo redactar una carta de presentación para un trabajo

Una carta de presentación no es el currículum, por lo que no debe ser ni extensa como este ni un simple resumen. Es para que nos conozcan un poco mejor, tratar de causar una buena impresión y que vean el interés por la vacante que se ofrece.

Para conseguirlo sigue una serie de pautas:

Investiga la empresa y el sector

Lo que debes hacer en primera instancia es buscar información sobre la compañía que ofrece el empleo, especialmente si no es una empresa conocida. Hazte una idea de los productos y servicios que ofrece, el tamaño, su internacionalización, si es una multinacional y los valores que tiene. Indaga en las noticias que encuentres en la prensa para conocerla mejor.

Alinéate con todo lo que encuentres para confeccionar el texto. También infórmate sobre el sector en el que se desarrolla. Si en el escrito te refieres a ello comprobarán que sabes de lo que hablas.

Personaliza la carta

Intenta averiguar que persona está llevando el proceso de selección y pon su nombre y cargo para dirigirte a él, así es más directo y muestras interés en conocer a la persona a quién va dirigida la carta y no se realiza una apertura genérica. Pon el nombre y cargo a quién va destinada en el encabezado.

Sé breve y claro

No tiene que ser larga, por lo que debemos tener muy claro lo que queremos comunicar y que la empresa sepa de nosotros, como una puerta de entrada para que nos conozcan mejor aparte de nuestro currículum. No debe superar una página de Word y como mucho que tenga 5 párrafos.

Utiliza un tono adecuado

El vocabulario y la manera de expresarse es muy importante. Dice mucho de la persona y más si no la conoces. Puedes mostrar tu personalidad, pero teniendo en cuenta lo que escribes, porque es la primera impresión que los técnicos de RRHH se llevan de ti. Dirígete de manera correcta y que no sea demasiado coloquial.

Adapta tus habilidades

Si tienes la intención de postularte para diferentes ofertas, no pongas en todas las cartas el mismo escrito para diferentes puestos de trabajo. Adapta tus fortalezas para cada uno de los cargos, así se ajusta mejor a los criterios de la vacante.

Vigila la ortografía

Repasa lo que has escrito para encontrar posibles errores ortográficos y gramaticales. La redacción muestra la formación que posees y el tiempo que te has tomado para escribirla. Si hay fallos de este tipo es muy negativo para la impresión que se llevarán de ti. Por este motivo tómate tu tiempo tanto para escribirla como para leerla detenidamente unas cuantas veces.

Qué incluir en una carta de presentación

El texto debe contener datos de contacto, el puesto al que se aplica y despertar el interés del reclutador. Ten en cuenta que en recursos humanos reciben cientos de currículums y cartas de presentación, por lo que debes destacar entre todos los candidatos.

Incluir estos puntos te permitirá marcar diferencias respeto al resto de aspirantes.

Preséntate: En el encabezado escribe tus datos personales. El correo electrónico desde el que lo envías que sea uno personal que te identifique fácilmente con nombre y apellidos, no con una denominación que pueda parecer poco seria o de tu actual trabajo. Haz un breve resumen de quién eres y muéstrate interesado en el puesto.

Experiencia: es fundamental explicar la experiencia que posees, en este caso con trabajo remoto. No todo el mundo la tiene, por lo que te puede hacer destacar, con las funciones que has desarrollado. Explica tanto si lo has hecho como miembro de un equipo o de manera individual. Si no tienes experiencia expón si te has llevado a casa algo de trabajo o haces cosas por tu cuenta.

Habilidades: da a conocer las competencias profesionales que posees. Expón las herramientas digitales con las que has trabajado, la forma de comunicarse a distancia, la gestión del tiempo propia, la colaboración en equipo, las maneras para conseguir automotivación y cómo te organizas. Demuestras que sabes de que va y que eres consciente del tipo de problemas con los que te encuentras. Puedes poner ejemplos de casos concretos y como lo encaraste y solventaste.

Valor: es el momento de explicar que puedes aportar a la empresa y en que se beneficiarán con tu fichaje. Di como encajas en el puesto de trabajo y así se harán más a la idea de tu perfil. Comenta los objetivos laborales que has cumplido y si has liderado proyectos.

Principales errores a evitar en una carta de presentación

Cuando decidimos aportar una carta de presentación junto al currículo es preciso tener claras unas pautas para no cometer errores y que este escrito, con el que queremos aportar valor a nuestra candidatura, no signifique lo contrario y nos excluya del proceso de selección.

Extensión demasiado larga

No se trata de poner literatura ni de explicar nuestra vida. Se realiza para causar una buena impresión, para que conozcan un poco más al candidato y para poner énfasis en sus habilidades. Los departamentos de recursos humanos reciben muchas solicitudes por los puestos de trabajo que ofrecen y lo que menos necesitan son documentos excesivamente extensos para leer.

Una copia del currículum

La carta de presentación y el currículum no son lo mismo. No debes repetir lo que ya está puesto en el CV. Aprovecha para ir más allá y destacar otras aptitudes tuyas personales y profesionales.

Equivocarse con el destinatario

Esta es una situación que puede producirse cuando se envían varias solicitudes para puestos de trabajo. Lo correcto es dirigirse a una persona si se logra saber quién es el reclutador. Si no es así se nombra a la empresa que publica la vacante. Por lo tanto, se tiene que poner especial atención en lo que se escribe, porqué un error como poner el nombre de otra persona o compañía puede suponer quedar descartados directamente del proceso de selección. Un fallo de este tipo demuestra ser descuidado y la impresión dada es pésima.

Faltas de ortografía

Especial atención con los errores de ortografía y gramática. Un escrito demuestra el nivel cultural de la persona y su capacidad de expresión. Fallos como estos evidencían falta de atención en los detalles y que no se ha molestado en revisarlo. La carta si está bien redactada y es atractiva para el lector permite ganar puntos en el proceso de selección.

Ser egocéntrico

Los equipos remotos están formados por varias personas. Por este motivo es fundamental que en el texto hables del trabajo en equipo, y no solo de ti mismo. Claro que uno debe destacar sus funciones y logros, pero también resaltar el funcionamiento de la organización. Así los responsables de RRHH pueden valorar como te desenvuelves dentro de un grupo de trabajo y que asumes tus responsabilidades.

Criticar

Aunque hayas tenido malas experiencias profesionales, no destaques los malos ratos pasados en tus anteriores empleos. No critiques a empresas, compañeros o clientes, porque darás una mala imagen y que piensen que eres una persona conflictiva.

Parecer desesperado

Mostrar que quieres o necesitas el trabajo de una manera demasiado intensa no ayuda. No es la imagen que debes proyectar y no decantará a tu favor que seas el escogido por los reclutadores. Encuentra un equilibrio entre mostrar interés por conseguir el trabajo y parecer demasiado entusiasmado o desesperado. No es necesario estar reiterando lo interesado que estás.

¿Las cartas de presentación son obligatorias?

Cuando te encuentres en búsqueda activa de trabajo y quieras aplicar por una oferta de empleo puede ser que te preguntes si son necesarias las cartas de presentación. No son obligatorias si no está estipulado en la descripción. Si dudas en escribirla lo recomendable es hacerla y enviarla porque es una oportunidad para que conozcan mejor tus cualidades personales y profesionales. De esta manera los reclutadores entenderán que si te has tomado el tiempo para redactarla, es que estás motivado para el puesto de trabajo que presentan.

¿Qué importancia tiene una carta de presentación?

Es sumamente importante cuando la oferta de trabajo requiere de una carta de presentación. Lo más probable es que los técnicos de recursos humanos descarten directamente a aspirantes que no entreguen este documento adjunto al currículum.

Es un escrito que puede transitar por diferentes manos. Primero pasa por RRHH y posteriormente la pueden hacer llegar, junto con el CV, a algún responsable de la empresa que dirija el departamento donde hay la vacante, para conocer mejor el perfil del solicitante y tomas la decisión para la contratación.

¿Cuándo no incluir una carta de presentación?

La respuesta es fácil. En las fichas de ofertas de trabajo donde se dice explícitamente que no es necesario enviar una carta de presentación. Cada empresa realiza el proceso de selección que cree más conveniente y decide las características que tendrá para escoger al candidato que más se ajuste a las necesidades.

Deja un comentario