Un hombre trabaja en remoto en una cafetería con un ordenador portátil i una tablet

¿Por qué trabajar desde una cafetería te hace más productivo?

Una cafetería es un lugar con un entorno acogedor. Cada una tiene sus características. Unas con bullicio constante de gente. Otras con un ambiente más reposado. En estos establecimientos proliferan cada vez más personas que van a trabajar con sus ordenadores portátiles, buscando unas condiciones óptimas para ser productivos.

Desplazarte hasta una cafetería permite cambiar el entorno de trabajar en casa. Aporta nuevos estímulos. La magia del aroma a café recién hecho es una fuente de inspiración. También el ambiente. De hecho, según estudios realizados el ruido de fondo contiene estímulos que fomentan la creatividad, el pensamiento abstracto.

Por este motivo para muchas personas es el espacio ideal para trabajar, porqué las hace más productivas. Aunque depende de la capacidad de concentración de cada persona. Si no te molesta el ruido de fondo, siempre que los decibelios no sean elevados, las conversaciones que se producen, el sonido de cucharillas removiendo o el rumor de la máquina haciendo el café. También hay gente que prefiere que tengan una atmósfera relajada.

Trabajar en remoto tiene la ventaja de realizar las tareas profesionales en cualquier lugar. Las cafeterías ofrecen accesibilidad para trabajar de forma eficaz i mantener la productividad acompañado del placer de una buena taza de café, que siempre mejora el ánimo.

Por ser un sitio público debes vigilar las distracciones que se presentan para focalizarte con tus funciones laborales y tratar de no sufrir demasiadas interrupciones que afecte al flujo de trabajo. También puedes comer algo porque vivirás la fragancia a desayuno y verás los platos que ponen en otras mesas que seguro te despiertan el apetito, o unas muffins seductoras.

Una mujer joven trabaja en remoto con su ordenador portátil en una cafetería

Salir de casa para inspirarte

En casa puede ser más fácil distraerse. Salir fuera también sirve de descanso de la familia o compañeros de piso que dificultan la concentración y que rindas como deseas.

No todas las cafeterías son cómodas para trabajar. Las hay con más ruido y con menos, o con diferente movimiento de gente. Eso ya depende de cada uno y de las características que más les estimulen. Para atender videoconferencias no es el sitio más adecuado o según qué llamada telefónica por el sonido ambiental.

Es importante que tenga una toma de corriente cercana a las mesas para enchufar el ordenador portátil o el móvil, y una buena conexión wifi, además de un buen café.

Es recomendable tener en cartera varias cafeterías, así no se hace rutinario, y en ocasiones puedes encontrarte con el aforo completo o que no funciona la conexión a internet. Así tienes alternativas.

Consejos para trabajar de manera eficiente desde una cafetería

El espacio de trabajo es importante para estar cómodo y ser eficaz. Cuando decidas ir a una cafetería para trabajar en remoto, sigue estas pautas:

Comprueba que tienes todo lo necesario

No salgas de casa sin revisar que llevas encima todo lo necesario para trabajar. Laptop, móvil, cables para no quedarte sin batería, documentos, libreta y bolígrafo para tomar apuntes. Sal de casa con las baterías al máximo de su capacidad para estar más seguro. Lleva también una batería portátil con enchufe USB por si acaso. Usa una bolsa adecuada para llevarlo todo fácilmente y que no se estropee, que lo puedas poner y sacar con facilidad.

Selecciona bien

Elige correctamente la cafetería, que sea un lugar que se adapte a tus necesidades, que puedas estar el tiempo que quieras, los asientos sean cómodos, las mesas amplias, tengas espacio para trabajar, enchufes cerca, buena conexión wifi que permita enviar archivos pesados con rapidez si lo necesitas, e iluminación idónea para no sufrir fatiga visual por si la luz es demasiado directa o escasa.

Elige un buen sitio

Sitúate en un lugar cómodo, que no molestes ni a clientes ni los camareros, ni te molesten a ti. Que puedas tener las cosas encima la mesa, un enchufe cercano y sufras las mínimas distracciones. No ocupes una mesa más grande de lo que verdaderamente necesitas. Quitas el lugar a otros clientes y no será bien visto por parte de los empleados, especialmente si te vas a pasar horas.

Si solo eres uno ocupa una mesa pequeña, pero que puedas tener todo lo que necesitas sobre ella sin problema. Pide permiso para utilizar los enchufes la primera vez. También si se ha establecido ya una confianza con los camareros. No dejes cables por donde pase la gente y puedan tropezar.

Controla los horarios

Si quieres tranquilidad no vayas a las horas pico, en las que se prevé que haya más gente, como a primera hora de la mañana para los desayunos, o después de comer. Si sirven comidas también habrá gente al mediodía. Si ves que van a cerrar recoge tus cosas y vete, que no te lo tengan que decir o mostrar educadamente de alguna manera.

Se discreto

No es necesario que quien tengas alrededor se entere de tus conversaciones de teléfono o videollamadas. No solo porque puedes estar tratando con información confidencial de una empresa o cliente, sino para no molestar a los demás usuarios del establecimiento. Tampoco pongas música con los altavoces. Si quieres escuchar algo ponte cascos.

Utiliza auriculares

Usa auriculares si necesitas concentración y el sonido ambiental no te lo permite. Puedes utilizar tanto de cancelación de ruido como para ponerte música.

Un trabajador remoto está en una cafetería con su ordenador portátil y unos auriculares puestos

Crea una buena relación con los camareros

Si pasas muchas horas allí semanalmente, es fundamental establecer una buena relación con los empleados. Se siempre amable y respetuoso. Te tratarán bien y hasta te pueden guardar tu sitio favorito. Deja propina y estarán más encantados contigo.

Consume

Se un buen cliente. Una cafetería es un negocio. Tú eres un usuario y por lo tanto debes consumir. Recuerda que estás ocupando un sitio que pueden ocupar otros clientes, y contigo no hay rotación. No estés 4 horas y te tomes únicamente un café. Pide algo cada hora. Si se llena y la gente no puede sentarse, considera irte. Ten sentido común.

Utiliza una VPN

Las redes wifi abiertas tienen riesgos considerables de seguridad. Son una entrada directa para los ciberdelincuentes. Para no sufrir ningún ataque en la privacidad utiliza una VPN, para mantener a recaudo tus dispositivos y porque trabajas con información privada.

Evita ensuciar

Se limpio y deja el lugar como te lo encontraste. Es parte de la buena relación con los empleados. Intenta no ensuciar y limpia lo que puedas. Si mantienes la limpieza los camareros te mirarán mejor cuando vuelvas y te quedes unas cuantas horas.

Precauciones para ir al baño

Si necesitas ir al baño o salir a la calle un momento, pídele a algún empleado que te cuide las cosas. No te estés demasiado tiempo. También se lo puedes pedir a algún cliente que tengas al lado si te da confianza, pero siempre es preferible a un camarero. Si es un cliente el elegido da las gracias al volver y ofrécete si lo necesita. Tienes también la opción de llevarte las cosas encima, pero hay riesgo que te quiten el sitio si no previenes a los empleados.

Vigila tus pertenencias

Una cafetería es un lugar público, por donde pasa mucha gente. Por eso debes tomar las medidas de seguridad habituales respecto a tus pertenencias. No dejes nada desatendido y fuera de tu visión.

Toma descansos

Es más complicado que si estás en casa, pero cuando acumules minutos levántate y estírate. Aparta la mirada de la pantalla para que descanse la vista y no te fatigues visualmente.

Un hombre joven bebe café mientras trabaja con su laptop en una cafetería

Oportunidad de hacer networking

Por una cafetería pasa mucha gente y algunos también serán trabajadores remotos. Es una manera de hacer networking con los que coincidas, materializando nuevas perspectivas cuando habláis de los proyectos propios, maneras de trabajar, organización y funcionamiento.

Ver a otros que trabajan es un elemento motivador y si los de alrededor se esfuerzan duro, tú también. Es una manera de introducir gente a tu red de contactos que puede ser fructífera en el futuro.

Es una oportunidad para conocer a personas, interactuar con otros clientes. Muéstrate sociable, pero sin molestar. Preséntate a los habituales, pero que no mantengas largas conversaciones que te hagan perder el tiempo. También te encuentras a personas que simplemente quiere ser amigables y te preguntan que haces.

Deja un comentario