Una mujer realiza teletrabajo en el sofá de su casa con un ordenador portátil

¿Es bueno trabajar en el sofá?

Cuando se compone una home office el objetivo principal es crear un espacio de trabajo cómodo y productivo para realizar las labores profesionales. El mobiliario debe ser el adecuado para no tener ningún problema físico con el paso de los meses. En el momento en que buscas confort en el hogar el sofá es un mueble recurrente. Este tiene sus funciones, que no es la de pasar horas trabajando.

El lugar escogido en casa tiene que cubrir las necesidades de comodidad y funcionalidad para trabajar. La mejor configuración es la de una silla ergonómica y un escritorio con suficiente espacio para que quepa el ordenador, monitor, teclado, ratón, tableta gráfica, libreta y todos los accesorios que se necesiten.

El sofá no es el lugar óptimo para trabajar. No está diseñado para este uso y no tiene esa versatilidad y multifuncionalidad. Es el espacio adecuado para ver la televisión, leer un buen libro o echarse una siesta. Está confeccionado para relajarse.

Además que es un espacio compartido por toda la familia, y para trabajar en casa lo mejor es un lugar del hogar destinado únicamente para este fin, sin distracciones, con todo lo necesario en tecnología, para estar cómodo y esté bien iluminado.

El sofá, como las sillas del comedor o una butaca, no está hecho para estar sentado 8 horas al día para la jornada laboral. Es fácil caer en una mala postura que traerá consecuencias físicas. Puede ser una solución puntual, pero nunca habitual.

Debe existir la conciencia que no es lo más conveniente para el cuerpo. A veces nos ponemos para un simple rato, y acabamos estando horas, con la espalda torcida y el cuello inclinado hacia delante. Hacerlo durante meses causa dolores, al principio parece cómodo, pero con el tiempo tu salud corporal se ve afectada.

Consejos si necesitas trabajar en un sofá

Es necesario tener las mejores prácticas en cuanto a prevención de lesiones musculoesqueléticas. Padecer molestias y dolores interfiere la concentración, por lo que el rendimiento se ve afectado. El sofá cuanto más blando sea peor.

Si por las características de tu hogar no hay más remedio que hacer teletrabajo desde el sofá, o bien quieres hacerlo a ratos para cambiar un poco del lugar físico de la oficina en casa, lo más adecuado es tomar medidas para conseguir la mejor postura posible y hacer sufrir lo mínimo al cuerpo.

  • Siéntate encima de un cojín porque la mayoría de sofás son demasiado bajos y las caderas quedan más bajas que las rodillas. Los hay ergonómicos con gel y espuma visco elástica.
  • Utiliza un cojín en la zona lumbar para mantener una postura correcta, te mantiene erguido y así no sufre la parte baja de la espalda. Es la forma de tener en todo momento las lumbares bien recogidas.
  • Mejor tener situado el portátil en una mesa auxiliar. Si no es posible, encima de las piernas. Lo menos conveniente es en una mesa que quede enfrente del sofá porque obliga a estirar los brazos y tener el cuerpo alineado hacia delante.
  • Coloca cojines debajo de los brazos para que no estén elevados mientras escribes, permite apoyar los codos y los antebrazos quedan relajados.
  • Si la luz natural o artificial de ambiente no es suficiente, utiliza una iluminación de lámpara de pie o en la misma mesa para tener una buena claridad y que los ojos no sufran y puedan padecer fatiga visual. Vigila que no se produzcan reflejos.
  • Toma descansos, como lo harías en un escritorio de oficina sentado en una silla de despacho. Sirve para relajarte, estirar el cuerpo y despejar la mente.

Muebles adaptados para trabajar

Para poder ser productivos, trabajar de manera más cómoda y no sufrir ningún tipo de lesión cuando se crea una home office, el mobiliario utilizado tiene que estar adaptado a las necesidades laborales. Tener una buena configuración del espacio de trabajo es básico para que las condiciones de rendimiento y salud sean las más adecuadas.

Un mueble debe cumplir unas condiciones concretas para trabajar en casa. Mesas auxiliares, escritorios de regazo y atriles deben obedecer unas características: 

  1. Ergonomía

Su diseño debe estar hecho para que la persona no sufra problemas físicos por su uso con el paso del tiempo. Está confeccionado para que el cuerpo no sufra o lo haga en la mínima expresión posible.

Es necesario se sea ajustable, para adaptarlo al cuerpo, la altura, la posición y el sofá. También es conveniente que tenga reposamuñecas para que estas sufran lo menos posible mientras de teclea en el ordenador.

  1. Comodidad

El cuerpo necesita tener confort y los muebles deben presentar condiciones de bienestar para que se utilicen de forma adecuada para aquello por lo que están fabricados. Un atril o una mesa auxiliar deben adaptarse perfectamente para que el bienestar corporal no se vea afectado y que sea posible trabajar holgadamente en periodos que no sean cortos. Los materiales con los que están hechos también tienen que aportar esta comodidad.

  1. Estabilidad

Necesitamos para trabajar una base estable para que no se produzca ninguna distorsión en la productividad. La falta de firmeza provoca que surjan problemas corporales a causa de forzar alguna postura o que perdamos el tiempo intentando ser efectivos. Una mesa poco estable provoca que cueste teclear en el ordenador portátil o mover el ratón hacia donde se quiere.

La elección en este caso está en la conveniencia de una mesa para trabajar en el sofá. La que presenta más solidez es la que se encuentra apoyada en el suelo. También hay la posibilidad que se sostenga sobre el mismo sofá y hay escritorios que pueden ir sobre las piernas.

Accesorios para trabajar en el sofá

Piensa en la ergonomía porque si vas a pasar varias horas trabajando en el sofá, tu cuerpo se puede resentir. Valora siempre tener una postura correcta para escribir en el ordenador portátil, leer y realizar anotaciones.

No uses cualquier cosa. Existen accesorios que te permiten realizar sentado las tareas profesionales, minimizar dolores y lesiones, y ser productivo.

Escritorio portátil

Puedes encontrarlos en diferentes materiales. Los de mejor gama con una superficie antideslizante para el laptop, reposamuñecas, alfombrilla para el ratón, iluminación incorporada, ranura para dejar el teléfono móvil y tenerlo a la vista, ventiladores por USB, acolchado en la parte inferior para ponerlo sobre las piernas y hasta posavasos. No ocupa espacio ni pesa y es fácil de guardar.

Mesa ajustable

Son escritorios con patas plegables, con diferentes ajustes para la altura y ángulos de inclinación. También tienen características como la superficie antideslizante, la alfombrilla para el mouse, las ranuras para el móvil y los ventiladores para que el laptop no se caliente en exceso. Te permite estar en diferentes posiciones, aunque no es nada recomendado estar estirado.

Mesa auxiliar

Las encuentras con y sin ruedas. Aunque son delgadas son resistentes y soportan bien una carga de peso. Son fáciles de mover y para guardarlas.

Soporte plegable

Es una superficie de metal o plástico que se coloca debajo de los cojines. Se extiende y se coloca encima el ordenador. Es una estructura sencilla, plegable, no pesa y fácil de guardar.

Imagen profesional en las videollamadas

Cuando se trabaja desde casa es vital prestar especial atención a ciertos aspectos para mantener una imagen profesional cuando se realicen videoconferencias. No es nada conveniente efectuar las reuniones desde el sofá de casa, por la impresión negativa que se pueden llevar los jefes, compañeros y clientes.

Es uno de los aspectos a controlar cuando se realiza teletrabajo. En las videollamadas se tienen que controlar elementos como el lugar donde se realiza la comunicación, la vestimenta, el fondo y que la conexión sea correcta.

Deja un comentario