Una mujer sentada en una silla de rodillas ergonómica trabaja con el ordenador portátil en su oficina en casa

¿Conoces las sillas de rodillas y sus beneficios para trabajar?

En la configuración de una oficina en casa debes tener en cuenta todos los aspectos ergonómicos. Una silla de rodillas es un mueble que te servirá para que tu salud física no se vea afectada después de largas jornadas de trabajo.

Puede ser que te cueste acostumbrarse a este tipo de mueble, pero sus beneficios son relevantes. Además de repartir el peso corporal y mantener una posición activa te proporciona una postura correcta y fortalece la zona abdominal y lumbar.

Es una manera diferente de sentarte. No es cómo estás acostumbrado, por lo que se necesita un periodo de adaptación e ir introduciendo su uso de manera paulatina. Tienen un diseño ergonómico con un asiento, espinilleras para quitar presión a la espalda y una base con patas, ruedas o tipo mecedora para mover el cuerpo hacia delante y atrás.

Tiene una apariencia peculiar que la hace no parecer cómoda, pero la realidad es que posee un soporte acolchado para presentar un confort notable y estabilidad para no tener problemas musculoesqueléticos.

Ten en cuenta que una mala postura ejerce presión sobre cuello, hombros y espalda. Por eso tener la columna vertebral bien alineada es vital para la salud física para que no aparezcan lesiones y dolencias.

Las sillas para sentarse de rodillas favorecen estar activo mientras trabajas o haciendo alguna actividad de ocio. Son manejables, ocupan poco espacio y las encuentras en diferentes gamas y con diferentes rangos de precios. Como todo, tienen pros y contras.

Qué es una silla ergonómica de rodillas

Una silla de rodillas ergonómica es un mueble que te permite estar sentado con las rodillas apoyadas en un cojín. El asiento está inclinado hacia delante, la pelvis queda equilibrada y la columna tiene una posición recta natural.

Las rodillas están colocadas respecto a la espalda en un ángulo de entre 120 y 130 grados en lugar de los 90 normales en una silla de escritorio convencional. Cuando estás sentado abre las caderas y les quita peso, ya que en un asiento normal las caderas y los glúteos soportan buena parte del peso de la persona.

Esta posición del cuerpo permite que se enderece la espalda desde el cuello a la base de la columna vertebral. Puedes encorvarte pero entonces no estás tan cómodo. Entre sus principales beneficios está el de reducir el dolor de espalda y previene esta y otras dolencias musculares.

Aunque se pueda pensar lo contrario, este no es un mueble inventado recientemente. Hans Christian Mengshoel diseñó la silla de rodillas en 1979. Desde entonces se han fabricado diferentes tipos de modelos con las características ergonómicas necesarias para mantener la buena postura corporal del usuario.

Normalmente tienen ruedas giratorias en la base y para tener movimiento. Las puedes dejar estáticas si lo deseas. Las hay con base basculante, con las que te puedes mecer de manera suave, y con reposabrazos. También encuentras sillas de rodillas con respaldo aunque este elemento no es necesario porque la función de este mueble es estar inclinado hacia delante.

Beneficios de las sillas de rodillas

Las ventajas de una silla de rodillas ergonómica para la persona son:

  • La columna vertebral está alineada adecuadamente por la posición inclinada de la pelvis
  • Reducción y prevención del dolor de espalda
  • Mejor respiración y digestión porque el abdomen no sufre tanta presión al estar sentado
  • Los músculos centrales y de la espalda se fortalecen
  • Menor tensión en la zona lumbar porque el peso se distribuye de manera más uniforme
  • Mejor circulación sanguínea
  • Mayor capacidad de concentración y productividad porque eliminas dolor y aporta comodidad
  • Ocupa poco espacio
  • Facilidad para transportarlas de un lugar a otro
  • Las ruedas y las mecedoras aportan una posición para sentarse de manera activa porque proporcionan movimiento

Desventajas de las sillas de rodillas

Los principales inconvenientes de una silla para sentarse de rodillas son:

  • Menor movilidad en las piernas porque permanecen estáticas
  • La presión en las espinillas puede producir dolor con el paso de las horas y días tanto en esta zona como en las rodillas
  • Un uso prolongado provoca que la circulación en las piernas se pueda ver afectada y aparezca la sensación que se duermen
  • Dificultad para sentarse y levantarse

Qué valorar para comprar una silla ergonómica de rodillas

Antes de decidirte a comprar una silla de rodillas debes tener en cuenta algunos aspectos para acertar en tu elección para la home office:

Comodidad: vas a pasar muchas horas sentado, así que el asiento tiene que ser cómodo y las espinillas que permanezcan confortables. Comprueba que el acolchado sea suave.

Ajustes: deben incluir ajustes de altura para regular la distancia entre el asiento y las rodilleras, y en el ángulo de asiento para que el peso esté bien repartido. Si tiene ruedas estas deben tener la capacidad de poder trabarlas para que no haya movimiento si así lo deseas.

Movilidad: existen modelos con patas, ruedas giratorias y balancín. Escoge la que mejor se adapte a tus necesidades y gustos. Las sillas de rodillas con ruedas favorecen tener una postura activa, tener las cosas cercanas con el movimiento para deslazarse y no tener que forzar ni hacer ningún mal gesto.

Materiales: asegúrate que los componentes de la estructura, acolchado y base sean de calidad y garanticen la durabilidad. Además que soporten adecuadamente tu peso. El acolchado puede ser de tela o piel.

Cómo sentarse en una silla de rodillas ergonómica

Primero siéntate en el asiento para después mover las piernas y colocar las espinillas en el cojín inferior para quedarte en posición arrodillada. Deben tocar el cojín en el que reposan. Si no lo hacen baja el asiento.

Tienen que permanecer en toda la superficie, si no es así regula el ángulo del asiento, que estará entre los 25 y 30 grados. Verás que quedas hacia delante. Si lo estás demasiado mueve los glúteos hacia atrás para no estar tan adelantado en el asiento.

Procura que las piernas estén colocadas de igual manera para que haya un equilibrio y ninguna de ellas sufra una tensión excesiva. El torso se sitúa ligeramente por delante de las caderas y la espalda queda bien alineada. Evita tirarla para atrás para que no se encorve en esa dirección y produzcas tensión en ella.

Para asegurar una buena postura corporal mantén la distancia correcta entre la silla y la mesa. Si hay demasiada la espalda queda excesivamente encorvada y ejerces presión en las espinillas.

Necesitarás tiempo de adaptación, porque en los primeros días de utilizarla se cansan los músculos abdominales y la espalda ya que tienes que mantener el equilibrio. El cuerpo necesita acostumbrarse.

Durante su uso es preciso cambiar de posición con frecuencia para no tener molestias, tomar descansos como en una silla tradicional para que descanse cuerpo y mente. Esta acción te ayuda en la productividad y evitar la aparición temprana de la fatiga

Una silla kneeling te proporciona libertad de movimientos y versatilidad. Tienes la posibilidad también de quitar una pierna del soporte inferior y apoyar el pie en el suelo para cambiar de posición.

¿Son sillas que funcionan para el dolor de espalda?

Uno de los principales beneficios de las sillas ergonómicas de rodillas es la capacidad que ostentan para aliviar a las personas que sufren dolores de espalda porque desarrolla los músculos centrales.

Sus características hacen que permanezcas en una posición erguida. Mantener una postura de arrodillarse ayuda a evitar ejercer una presión excesiva sobre la espalda, ya que distribuye el peso.

Es recomendable usarla cuando el dolor o las molestias en la espalda y las lumbares son motivo de distracción cuando realizas las tareas laborales.

¿Son incómodas las sillas de rodillas?

Al contrario de lo que se pueda pensar a simple vista, una silla ergonómica de rodillas no es incómoda. Promueve una buena postura y el peso queda distribuido. Alivia la espalda y quita presión a hombros y cuello.

Los cojines y almohadillas amortiguan la presión. Estos elementos deben ser suaves para asegurar el confort. Recuerda que la posición corporal con una silla kneeling necesita un periodo de adaptación.

Conclusión

Una silla de rodillas ergonómica es un elemento perfecto para que forme parte de la oficina en casa. Es un mueble que con su diseño y simplicidad de formas permite repartir el peso corporal de manera correcta y conseguir una curvatura natural de la columna vertebral.

Para su utilización es preciso un periodo inicial de adaptación. Su diseño proporciona una posición activa y asegurar una buena postura corporal, evitar el dolor de espalda y la correcta circulación sanguínea.

Debes tener cuidado si pasas muchas horas al día sentado. La opción más adecuada es combinar su uso con una silla ergonómica tradicional. Alternar los 2 asientos durante la jornada garantiza una buena salud corporal. Además es importante levantarse y tomar descansos.

Deja un comentario