Un hombre trabaja con el ordenador portátil en la terraza de una cafetería

Trabajar al aire libre: consejos para trasladar la oficina en casa al exterior

La flexibilidad que aporta el teletrabajo permite realizar acciones que en otras modalidades de empleo no son posibles. El hecho de trabajar desde casa físicamente se puede modificar para hacerlo al aire libre, siempre que se cumplan unos requisitos mínimos y las obligaciones laborales lo permitan.

Si no quieres estar encerrado entre 4 paredes y evitar ir a una de las alternativas habituales de una home office como es un espacio de coworking, una cafetería o una biblioteca; trasladar la oficina en casa al exterior es la mejor opción, porque cambiar de entorno de trabajo de vez en cuando posibilita salir de la rutina y dar un nuevo impulso a la creatividad.

Pasar la jornada laboral en el exterior, al aire libre, permite salir de estar encerrado en el interior del hogar, darse un respiro y trabajar de manera diferente. El abanico de opciones es grande. Puede ser en la calle, terraza de un bar, un parque, en el campo rodeado de naturaleza, en un jardín, balcón, patio, porche o la terraza que se tenga en el domicilio.

Se trata de estar en un lugar de trabajo diferente, cómodo, tranquilo y sin demasiado bullicio. La imagen idílica de trabajar en la playa con el ordenador portátil no es recomendable, porque la arena se cuela por todos lados y puede estropear el laptop y el equipo que se use. Igualmente se deben tener en cuenta diferentes elementos, como que la ergonomía no será como la que se puede tener en casa.

También la conexión a internet para estar conectado en todo momento si se necesita, los dispositivos que se precisen y estar pendientes de la previsión del tiempo para no tener sorpresas en forma de lluvia o cualquier otro elemento meteorológico.

En según que época del año se agradece mucho estar al aire libre por las temperaturas suaves que se producen, por lo que es un factor positivo para el estado de ánimo y la productividad en la realización de las tareas laborales. Salir para no estar siempre recluido es una posibilidad que se puede hacer diariamente si se cumplen las condiciones adecuadas, o bien compaginar los días con la home office.

Recomendaciones para trabajar al aire libre

Para que trabajar al aire libre tenga un resultado exitoso y no se presenten inconvenientes, con un rendimiento cómo si se realizara desde casa, es necesario seguir una serie de pautas que facilitaran las tareas.

Planifica la jornada

Cuando se trabaja fuera de casa no se cuenta con todas las comodidades que se poseen en el domicilio, donde todo se tiene a mano, por lo que es conveniente realizar una planificación exhaustiva de lo que se va a hacer y necesitar cuando se decida realizar la jornada laboral en el exterior. Es una manera de ganar tiempo y que no se produzca ninguna incidencia respecto a las tareas que se tienen en cuenta llevar a cabo.

Centra la atención

No pierdas el foco. Cuando se trabaja en el exterior se necesita disciplina, porqué existen muchas distracciones que pueden retrasar las tareas a realizar o simplemente evitar que las completemos. Una conversación de alguien que está cercano, unos perros jugando en el parque o el movimiento de gente en una calle son motivos de distracción de las obligaciones laborales y que estas queden desatendidas durante un espacio de tiempo, suponiendo un retraso evidente en el objetivo de completar lo que se está haciendo. Puedes tener intervalos para descansar y despejar la mente, pero estos no deben ser continuos y prolongados. Se trata de estar al aire libre para ser productivo, no al contrario.

Busca la ubicación adecuada

Ten en cuenta lo que vas a hacer durante el día de trabajo para escoger el lugar donde te vas a poner. Dependiendo de las labores a realizar se necesitará un entorno u otro. Si se tienen que realizar videollamadas no es nada conveniente estar en un sitio con bullicio de personas. Tampoco si la información que se traslada en las conversaciones es confidencial. Si se necesita un alto grado de concentración la mejor opción es un sitio tranquilo, o utilizar cascos aislantes de ruido.

Mira la previsión meteorológica

La lógica señala que si tienes que estar en el exterior mires que tiempo hará. Mejor no encontrarse con sorpresas y más si te tienes que desplazar lejos, porque encontrarse con condiciones meteorológicas adversas supondrá una pérdida de tiempo porque no permitirá trabajar y además puede estropear tu equipo.

Lleva el equipo necesario

Cuanto menos peso se lleve encima mejor, pero sin olvidar que se debe acarrear con todo lo necesario. Asegúrate que las baterías de los dispositivos como el ordenador portátil y el teléfono móvil estén llenas, y lleva alguna exterior con diferentes puertos por si lo necesitas y no tienes un enchufe cerca. Tampoco olvides algún pendrive o material para apuntar cosas.

Mantén la conexión

En el teletrabajo tener una buena conexión a internet es básico. Por este motivo es tan importante mantenerse conectado también cuando se trabaja al aire libre. Fuera de casa se puede encontrar wi-fi público de establecimientos o de la administración local. Con estas conexiones se debe tener especial atención porqué se pueden producir brechas de seguridad, por lo que no son aconsejables y más en el ámbito laboral, donde se puede tratar con información confidencial.

Si se utilizan mejor hacerlo a través de una VPN. Para no depender de estas conexiones existen dispositivos MiFi para tener internet en cualquier lugar o utilizar los datos móviles propios conectando el ordenador con el smartphone. En el caso de encontrase en una zona exterior del propio domicilio, cerciorarse que la señal wi-fi es suficientemente fuerte.

Toma precauciones

Estar en sitios públicos y con ajetreo de gente hace que se tengan que tomar precauciones básicas de seguridad ante posibles robos. Vigila con las distracciones y no dejes tu equipo desatendido o demasiado expuesto, ya que alguien puede aprovechar el momento para robar alguno de tus dispositivos o de tus pertenencias. Por eso es importante saber dónde se va a trabajar, aunque sea un sitio más aislado.

No te pongas bajo el sol

Especialmente a tener en cuenta en verano. Por diferentes motivos, el tuyo personal y el de tu equipo. En el plano individual es conveniente no estar bajo un sol abrasador por los problemas que puede causar en la piel. Si lo haces no te olvides del protector solar y de ponerte una gorra o un sombrero, porque demasiado tiempo expuesto al sol y las altas temperaturas puede provocar deshidratación, aturdimiento y fatiga física, además de algún problema más grave en casos severos. Mejor ponerse a la sombra. En épocas que no son veraniegas, con un sol no tan fuerte, la incidencia es menor y no se produce este efecto, por lo que es agradable ponerse bajo los rayos.

En cuanto a los dispositivos se debe tener en cuenta su funcionamiento, porque con las temperaturas elevadas y el sol directo provoca que el ordenador se caliente demasiado. Lo puede estropear, o tener problemas de rendimiento y de batería. También tener cuidado con el deslumbramiento, ya que hace que no se vea bien la pantalla y agrava la fatiga visual.

Adapta horarios

Si tienes interés en trabajar al aire libre aprovecha la flexibilidad de que dispones y modifica la planificación teniendo en cuenta la climatología, como evitar las horas que más calor hace en verano, o las de más frío en invierno. Organiza tus días teniendo en cuenta estos factores, que se complementan con el trabajo desde casa.

Previsión con la ropa

Vamos vestidos según la época del año en la que nos encontremos, pero en un día las condiciones meteorológicas pueden cambiar notablemente. Por este motivo es aconsejable llevar encima más ropa o complementos por si estamos en un lugar expuesto y el frío empieza a ser fuerte. Mejor ser prevenidos que sufrir una hipotermia.

Cuida la alimentación e hidratación

En casa está todo a mano. Si tienes hambre o sed se abre un armario de la cocina o la nevera. Pero cuando estás fuera es diferente y son dos aspectos que se deben tener en cuenta, sobre todo si te encuentras en un lugar aparatado. Puedes estar muy centrado en el trabajo y no pensar en comer o beber, y en condiciones de mucho calor puede convertirse en un problema. Es aconsejable llevar siempre encima una botella de agua y alguna cosa para comer. En condiciones de más frío no viene mal un termo con alguna bebida caliente.

Aleja los insectos

Si la elección para llevar la oficina al aire libre es un parque o el campo, mejor tener en cuenta la posible presencia de insectos, que pueden convertir una provechosa jornada laboral en la naturaleza en todo un infierno. Por este motivo es preferible equiparse con repelente de mosquitos i comprobar donde te sitúas para trabajar, para que no haya hormigas, avispas o algún otro tipo de insecto que pueda provocar molestias.

Acuérdate de las alergias

Aquellas personas que sufren alguna alergia cuando están rodeados de naturaleza, o en alguna época del año en particular, deben tener en cuenta llevar los medicamentos habituales para estos casos si se desplazan a algún lugar con este entorno. Es recomendable evitar estos lugares si se sufre alguna afección de este tipo, porqué el rendimiento para trabajar será bajo.

Deja un comentario